La pandemia produjo un efecto colateral: el exceso de información sobre la Covid-19. Su dispersión infrenable propició lo que la OMS denominó “infodemia”, fenómeno que está acompañado por oleadas de desinformación que obliga a ser precisos, tanto a periodistas como autoridades sanitarias.

En México —ha quedado en evidencia— la autoridad federal apela a sus datos, muchas veces discordantes de la verdad. Y con una preocupante frecuencia se queja de las intenciones de medios de comunicación “tradicionales” —entre los que incluye a la prensa escrita y los medios electrónicos— de propalar información contraria a las versiones oficiales.

La manipulación de las cifras, por parte de funcionarios públicos y la velocidad con la que se propagan las fake news —la proliferación de los videos sobre los dispositivos “caseros” de oxigenación, es uno de los ejemplos más contundentes— son dos fenómenos que mantienen una presencia constante, desde hace un año. La obstrucción y la ofuscación por parte de los organismos públicos en muchas economías emergentes han dificultado el trabajo periodístico y propiciado la desinformación, de acuerdo a un reporte elaborado por la Fundación Thomas Reuters (TRF por sus siglas en inglés).

Enfocado en los desafíos críticos que enfrenta la profesión, el informe examina cuestiones que incluyen el impacto de la pandemia en la seguridad personal y el bienestar de los periodistas, la estructura de las salas de redacción y la alteración de los modelos comerciales, la proliferación de noticias falsas y las crecientes amenazas a libertad de prensa. El estudio también identifica las mejores prácticas y los enfoques innovadores que se han desarrollado como respuesta a los desafíos de Covid-19. Y es que en más de un sentido, ofrecer información crítica, equilibrada y precisa es una cuestión de sobrevivencia para los periodistas.

“El gobierno mexicano es un obstáculo para la lucha contra las fake news y la infodemia”, respondió el periodista Juan Luis García Hernández a la Thompson Reuters Foundation, “pero los medios ha perdido la oportunidad de ir más allá, investigar y cuestionar la respuesta de las autoridades”.

García Hernández es un reportero binacional. Antes de llegar al equipo de investigación del Texas Tribune, estuvo en la redacción de Sin Embargo. Y además de las capacitaciones de la TRF, ha sido fellow de otros programas con la Alfred Friendly Press y el programa Reham al-Farra, de las Naciones Unidas. (El autor de esta columna cumplió dos programas de capacitación de la TRF).

Entre septiembre y noviembre del 2020, 55 exalumnos de los programas de capacitación de la TRF ofrecieron sus testimonios sobre el impacto del Covid-19 en 26 países. De éstos, ocho —entre ellos, el reportero del medio digital mexicano— fueron elegidos como comentaristas expertos.

“En general, los periodistas en México están conscientes de su papel, pero los medios de comunicación están más interesados en que sus reporteros cubran las conferencias diarias que verificar los dichos de autoridades”, valoró. “En la mayoría de los casos, no es una postura oficialista, sino un tema de clickbait, que deteriora la calidad del trabajo de la prensa para combatir la infodemia. Por tanto, los mejores esfuerzos de verificación o investigación provienen de medios internacionales o iniciativas independientes”.

Los medios mexicanos —insistió García Hernández— también han fallado en frenar la propagación de las fake news, que se han viralizado en las redes sociales, principalmente en WhatsApp. Y cita un análisis que estima que 16% de las noticias circula a través de WhatsApp, por 13% en Facebook y 12% en Twitter.

Efectos secundarios

APARATOSOS. Por el despliegue de guardaespaldas, los meseros y los comensales del restaurante italiano ubicado en la calle de Veracruz, en la colonia Hipódromo, suponían el arribo de Hugo López-Gatell ayer, a la hora de la comida. Recordaban que a menudo los visita el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien llega a pie, con su bag-pack, casi siempre solo. Su sorpresa fue mayor cuando “El doctor” ocupó la misma mesa donde hace unos meses el subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud fue descubierto en una cena romántica. El magistrado presidente del Tribunal Electoral, José Luis Vargas, no permaneció mucho tiempo en esa mesa incómoda; fue reubicado a una mesa al borde de la calle, protegida por sus coches-escolta, antes de que llegaran sus dos invitados.

COSTOSOS. Las estancias prolongadas de los pacientes admitidos en los hospitales Covid y la multiplicación de los contagios en las primeras dos semanas del 2021 tienen al borde del colapso al sistema sanitario en la megalópolis de la Ciudad de México, que integra a Hidalgo, Morelos, Puebla, Querétaro y Tlaxcala. Un caso de hospitalización complejo podría alcanzar un costo de 29 millones de pesos debido al alto consumo de insumos y tecnología especializados. Las primeras estimaciones de gasto en Covid-19 de las aseguradoras eran de 300 a 400 millones de dólares, pero ahora la AMIS considera que podrían rebasar los 1,000 millones de dólares. La estrategia del gobierno de Claudia Sheinbaum de atender y acompañar a los enfermos en sus domicilios refuerza los servicios que ya ofrecen algunas empresas especializadas en home-care, entre ellas Grupo Sohin que actualmente atiende mensualmente a más de 25,000 pacientes en 19 ciudades de todo el país y con ese expertise ahora incursiona en la atención a los pacientes que han recibido alta hospitalaria.

METAMORFOSIS. En el borde de sus mínimos históricos en su cotización en la bolsa madrileña, OHL anunció un proyecto de refinanciación suscrito con Grupo Villa Mir y los mexicanos Luis y Mauricio Amodio, quienes ejecutarán una ampliación de capital por 37 millones de euros, que los convertirá en los accionistas mayoritarios de la constructora. La hoja de ruta presentada al órgano supervisor contempla un acuerdo con los acreedores de bonos para renegociar los términos de su deuda mediante la quita, capitalización y canje de los mismos, además de la creación de una nueva sociedad a la que llamarán Nueva OHL de la que colgarán la mayoría de los negocios del grupo. OHL mantiene participación en México, a través de Constructora de Proyectos Viales, que actualmente participa junto con Caabsa, empresa de los Amodioy Comsa en la licitación de uno de los dos tramos en los que se dividió el tramo 5 del Tren Maya. Recuerde que la división de OHL Concesiones fue desincorporada hace varios años y actualmente es Aleatica, propiedad de un fondo australiano.

@aguirre_alberto

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.

Lee más de este autor