Finalmente, el presidente López Obrador se salió con la suya y el próximo año se celebrará la consulta sobre la revocación de mandato. La forma en que se aprobó la pregunta convirtió la revocación en un ejercicio de consulta, no para revocar, sino para preguntar si se queda o no a terminar el sexenio.

De acuerdo con las encuestas que se han publicado, la gran mayoría de la población, más de 65%, votaría en contra de la revocación, por lo que llevarla a cabo es una pérdida de tiempo y de dinero, pero ya que se va a realizar, sería un error político para lo oposición marginarse de ella.

Morena y sus aliados van a aprovechar la consulta para hacer campaña a favor del presidente, del gobierno y de la 4ª transformación y llamarán a la gente a participar y a votar a favor de que el presidente permanezca en su cargo. Si la oposición no participa, dejara el camino libre a Morena para destacar todo lo bueno que ha hecho el gobierno y la campaña seguramente tendrá un fuerte impacto en las elecciones del 2024.

Aunque estoy convencido de que la consulta sobre revocación es una tomadura de pelo a la ciudadanía, que no se va a conseguir el 40% de participación que se requiere para que sea válida y que seguramente la gran mayoría de la gente va a votar porque el presidente se mantenga en su cargo todo el sexenio, creo que no se puede dejar el campo libre a Morena y al gobierno y que la oposición debe establecer una estrategia para aprovechar la consulta a su favor.

Morena va a hablar de todos los logros del sexenio y va a llamar a votar, la oposición debe hablar de todos los fracasos y hacerle ver a la gente que la están usando. Hay que dejar claro que no se está en contra de las consultas, pero sí de una consulta que está pidiendo el mismo presidente solo para beneficio personal y que es contradictorio que sea convocada por su propio partido.

Nos guste o no, la consulta es una estrategia política del presidente para poner en evidencia el apoyo que tiene de la gran mayoría de la gente y una forma de volver a hacerse presente en todo el país. La oposición por su lado debe aprovecharla para que quede claro en la gente los malos resultados del gobierno y de la 4ª transformación.

Al presidente López Obrador, le puede salir el tiro por la culata y la consulta puede jugar en contra de su gobierno y de su imagen. En las elecciones del 6 de junio no estaban en debate los resultados del presidente y del gobierno, las campañas se centraron en temas estatales, municipales y distritales, la consulta será la gran oportunidad de la oposición para poner a exponer a nivel nacional los malos resultados y fracasos del gobierno.

No hay que hacer campaña para que la gente salga a votar o voten a favor de la revocación, pero hay que aprovechar la consulta para hacer una campaña preparatoria de las elecciones de 2024.

Demetrio Sodi

Político mexicano

Desde la cancha

Ciudadano interesado en las soluciones para el país y la Ciudad de México. Político mexicano, ha sido diputado federal (1988-1991), senador (2000-2006) y jefe delegacional de Miguel Hidalgo (2009-2012).

Lee más de este autor