Este martes el gobierno decretó formalmente que México se encuentra en fase 2 de la pandemia del Covid-19. La fase no se refiere específicamente a las acciones de contención o de emergencia sanitaria prevista, sino a las características del contagio y de la propagación de la enfermedad.

La fase 1 (de importación) es en la que los primeros enfermos fueron contagiados estando de viaje o por personas que a su vez estuvieron fuera del país. Es posible a rastrear contagio a una fuente fuera del país.

La fase 2 (de dispersión o contagio comunitario) ocurre cuando los contagios han crecido en magnitud y la mayoría de las personas contagiadas lo fueron por alguien de su entorno cercano, no en un viaje o por una persona que viajó. Ya no es posible rastrear de manera inmediata el origen de cada infección.

La fase 3 de epidemia ocurre cuando los casos se contabilizan por miles, como hoy ocurre en países de Asia, Europa y en Estados Unidos.

En cada fase, se asocian mecanismos de prevención de contagio diferentes asociados a administrar la velocidad e intensidad del contagio, nunca a evitarlo por ser prácticamente imposible. Por ello, la discusión de las ultimas semana en México y el mundo se ha centrado con el momento y la intensidad con la que lleven deben implementarse acciones de aislamiento social para impedir la propagación.

Para la mayoría de los expertos en epidemiología (aquellos que no deben atender una agenda política), por las características la enfermedad es muy previsible que ésta se contagie a una elevada proporción de la población mundial. La complejidad está dada más por la velocidad de contagio y el efecto potencial de éste puede generar sobre los sistemas de salud, en caso de tener muchas personas contagiadas y graves al mismo tiempo. Esta semana, el gobernador de Nueva York manifestó que el organismo responsable de atender las emergencias en Estados Unidos les envió 400 ventiladores para los pacientes graves, pero que requieren 30,000.

La discusión acerca del momento óptimo para decretar medidas de aislamiento está relacionada con lo que se ha llamado “suavizar la curva”, lograr que el contagio sea muy gradual y por lo tanto no se tenga en ningún momento una población demasiado grande enferma de gravedad.

Como en todos los casos, siempre será más fácil opinar que decidir y, sobre todo, opinar sobre hechos consumados. Para un país como México, con un débil sistema de salud y una gran parte de su población en informalidad y con bajos ingresos que requieren prácticamente generar recursos de forma diaria, el efecto económico y social de cualquier alternativa será mayúsculo.

Muchas empresas han mostrado una incapacidad para tomar decisiones en la que concilien sensibilidad frente a la sociedad, con estrategias que les permitan asegurar su subsistencia.

Es fundamental (y complicado en el entorno actual de polarización y de confrontación entre el gobierno y el sector privado) lograr una articulación de esfuerzos para atender la emergencia.

El gobierno debe adoptar medidas claras y puntuales que, reconociendo la gravedad, asuman el un costo como lo está haciendo Alemania, tomando decisiones de incrementar el déficit y el endeudamiento, cancelando cualquier proyecto que no contribuya a resolver la emergencia, con mecanismos ágiles para garantizar la liquidez en las familias, que les permita enfrentar sus compromisos básicos de subsistencia. El sector privado debe tomar las decisiones que, sacrificando rentabilidad de corto plazo, aseguren su sobrevivencia y subsistencia como generadores de empleo para las familias en el mediano y largo plazo, con una participación decidida del sector financiero, que entienda su rol vital para paliar parte de la gravedad de la crisis económica en las familias.

[email protected]

Raúl Martínez Solares

CEO de Fibra Educa y Presidente del Consejo para el Fomento del Ahorro Educativo

Economía Conductual

El autor es politólogo, mercadólogo, financiero, especialista en economía conductual y profesor de la Facultad de Economía de la UNAM. CEO de Fibra Educa y Presidente del Consejo para el Fomento del Ahorro Educativo.

Síguelo en Twitter: @martinezsolares