Adam Schlesinger fue el responsable de componer una canción pop perfecta y un “one hit wonder” ideal para una gran banda ficticia. The Wonders era la banda cuya historia fue plasmada en That Thing You Do!, la ópera prima y única película que ha dirigido Tom Hanks.  En su momento That Thing You Do! pasó relativamente sin pena ni gloria, pero ha permanecido como una gran película de rock con una banda sonora excepcional. En 1996, Schlesinger fue reclutado por Hanks para escribir el tema de la película sobre una banda con una trayectoria efìmera en el mundo de la música. Junto a Spinal Tap (de This Is Spinal Tap), Stillwater (de Almost Famous) o Citizen Dick (de Singles), The Wonders es tal vez una de las bandas ficticias más memorables de las últimas décadas en la historia del cine.

La cinta cuenta la historia de Guy Patterson, el misterioso baterista de lentes obscuros; Jimmy, el atormentado vocalista y líder de la banda; Lenny, el bromista guitarrista, y el bajista (de quien nadie se acuerda de su nombre) y su fugaz recorrido por el éxito en el mundo de la música. Es una historia familiar sobre individuos que quieren alcanzar las mieles del éxito, pero que en su ingenuidad desconocen cómo funciona la industria musical y cómo es un negocio despiadado que siempre está tratando de encontrar al próximo número 1. En la película, Hanks interpretaba su propia versión del manager al estilo de Brian Epstein o Andrew Loog Oldham, quienes ayudaron a definir las estéticas y mitologías de The Beatles y The Rolling Stones, y ayudaban a crear las personalidades de cada integrante de la banda.

Adam Schlesinger ayudó a definir para siempre el sonido de la imaginaria The Wonders. Sus composiciones para la banda imaginaria de Eerie, Pennsylvania, tomaba lo mejor de los libros del rock ‘n’ roll: las guitarras de George Harrison y John Lennon, con las percusiones de Bo Diddley y la efervescencia de The Kinks. Schlesinger, quien también lideró a los Fountains of Wayne, siempre será recordado por ese otro gran “one hit wonder”, “Stacy’s Mom”, una irreverente y pueril canción en la misma vena que “Jessie’s Girl” de Rick Springfield.

El 1 de abril pasado, Schlesinger murió en la ciudad de Nueva York por complicaciones derivadas del Covid-19. La noticia estremeció no sólo al mundo de la música, también reavivó el interés por la película de Tom Hanks. Los miembros originales de The Wonders —Tom Everett Scott, Ethan Embry, Steve Zahn, Johnathon Schaech— realizaron su primer reencuentro en 25 años para encabezar una presentación virtual de la película con comentarios y diversos tributos a Schlesinger. La banda no se había reunido desde que se se estrenó la película y en esta ocasión levantaron fondos para apoyar a organizaciones de salud que están en las líneas de combate en el tratamiento de esta pandemia, como Musicares.

En otro tenor, Billie Joe Armstrong, el vocalista y líder de Green Day, publicó su propia versión de “That Thing You Do!” como parte de la serie de No Fun Mondays. Desde el encierro de su casa, Billie Joe Armstrong ha publicado otras fantásticas reinterpretaciones a canciones como “I Think We’re Alone Now” (de Tommy James & Shondells), “Manic Monday” (de The Bangles) y “You Can't Put Your Arms Around A Memory” (de Johnny Thunders). El plan de Armstrong es lanzar una canción cada semana hasta que termine el encierro colectivo.

En That Thing You Do! Adam Schlesinger demostró que tenía un don para crear una melodía pop perfecta. Era una canción con la sencilla misión de ponernos a bailar, su autor nunca trató de encontrar el hilo negro. Aquella entrada de la batería en 4/4 era la señal para que cada vez que sonara The Wonders, su autor nos rompiera el corazón sabiendo que hay canciones pop perfectas dispuestas a conquistarnos una vez más.

[email protected]    

Antonio Becerril

Coordinador de operaciones de El Economista en línea