El programa de desarrollo de proveedores de FIRA permite vincular a productores con compradores y  empresas de agroindustria con contratos que establecen las condiciones y los precios antes de la cosecha del cultivo/producto

Dicho programa consta de cuatro ejes: tecnología, financiamiento, administración de riesgos y formalización, los participantes del programa son la empresa tractora, productores proveedores, consultores especializados, asesor técnico e intermediarios financieros.

FIRA impulsa la inversión en comunidades donde existe un gran número de mujeres emprendedoras que pueden aprovechar el envío de remesas por parte de sus familiares para emprender unidades productivas de este cultivo mediante figuras asociativas que les permitan obtener financiamiento para la construcción y operación de invernaderos mediante los cuales puedan proveer de materia prima a comercializadores e industrias.

Si bien el estado de Hidalgo no está entre los principales productores de jitomate o tomate rojo en el país, existen ventajas competitivas entre las que destacan la cercanía del municipio con la Ciudad de México, que es el mercado consumidor más grande del país (150 kilómetros de distancia), lo que permite ahorros en costos de traslado, además de las condiciones climáticas adecuadas para el cultivo y con la baja probabilidad de heladas, por lo que no se requiere de calefacción en sus invernaderos, ahorrando así recursos para el pago de energía.

La estrategia de FIRA en municipios como Chilcuautla, Hidalgo, es promover el desarrollo de proveedores a través de una empresa tractora que desarrolla su actividad en el mercado nacional de jitomate saladete, formada por vecinos del municipio que algún día fueron migrantes y que tiene 140 pequeños productores de la zona como sus proveedores. Con intermediarios financieros locales como cajas de ahorro y préstamo, FIRA canalizó créditos refaccionarios de 400,000 pesos por cada 1,000 metros de superficie para la ampliación de sus invernaderos, y crédito de avío para capital de trabajo.

Asimismo, se apoya con un asesor técnico que en conjunto con los productores y la empresa tractora, elabora un diagnóstico y da recomendaciones para mejores prácticas en el manejo del cultivo de jitomate, hasta llegar a la cosecha para mejorar rendimientos, calidad y organización administrativa de sus costos.

La estrategia de FIRA con el programa de desarrollo de proveedores es que más mujeres y hombres que iniciaron sus negocios de producción de jitomate con las remesas provenientes del trabajo de sus familiares en el extranjero, hoy en día, puedan promover mecanismos financieros y organizativos que contribuyan a la reducción de la migración, a través de la generación de empleos y la creación de negocios alternos como empresas de agroquímicos, producción de plántula, insumos y construcción de invernaderos en la zona.

*José Luis del Castillo Cacho es promotor de la Agencia Ixmiquilpan de FIRA en Hidalgo. La opinión de los autores no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.