La farmacéutica Merck & Co reportó ganancias trimestrales que superaron levemente las previsiones de Wall Street, ayudado por controles de costos, pero sus ventas no cumplieron con lo esperado por la competencia de los genéricos y menores ingresos de alianzas con otras compañías del sector.

La empresa estadounidense informó este viernes de que su ganancia neta atribuible alcanzó los 1,740 millones de dólares, o 56 centavos por acción, en el primer trimestre. El resultado se compara con los 1,040 millones de dólares, o 34 centavos por papel, del mismo período año anterior.

Sin considerar ítems especiales, Merck ganó 99 centavos por acción. Los analistas, en promedio, esperaban 98 centavos, según una información de Thomson Reuters I/B/E/S.

La segunda mayor farmacéutica de Estados Unidos reportó ingresos globales por 11,730 millones de dólares, que se compara con una expectativa de Wall Street por 11,820 millones de dólares.

Las ventas del medicamento para tratar el asma Singulair, cuya patente en Estados Unidos vence en agosto, subieron 1% a 1,340 millones de dólares. Eso marca una desaceleración para el producto principal de Merck, cuyas ventas saltaron un 8 por ciento en el trimestre anterior.

Las ventas del medicamento para la diabetes Januvia aumentaron 24%, a 919 millones de dólares, mientras que las ventas para Janumet saltaron 29% a 392 millones de dólares.

La franquicia para la diabetes Januvia se ha convertido en el principal motor de crecimiento para Merck y su fuente de esperanza de compensar los menguantes declives de Singulair.

El desempeño de Isentress, el medicamento para el VIH cuyas ventas subieron 15% a 337 millones de dólares, incumplió por un escaso margen las expectativas de los analistas, al igual que las ventas del tratamiento para la artritis Remicade.

Sus ventas se hundieron 31% a 519 millones de dólares, tras el arbitraje que le asignó a su rival Johnson & Johnson un territorio de ventas más amplio para el costoso medicamento inyectable.

Merck adquirió la producción de Remicade el 2009 por medio de su compra de Schering Plough, que lo había vendido por años bajo un acuerdo con J&J.

Cozaar, un medicamento para la presión sanguínea que ahora se enfrenta a la competencia de los genéricos, también redujo sus resultados, con ventas que cayeron 21% a 336 millones de dólares.

Las ventas de Gardasil, una vacuna para la prevención del cáncer al cuello uterino, saltaron 33% a 284 millones de dólares, ayudado por su introducción en Japón y a la creciente tasa de vacunación masculina en el rango de los 9 a los 26 años.

Con esas vacunas, los niños varones son menos propensos a infectarse con el virus del papiloma humano y transmitirlo por la vía sexual a las mujeres.

Los productos de salud animal fueron otro de los puntos positivos del reporte de ganancias, con un incremento de 8% a 821 millones de dólares.

Los productos de salud de venta discrecional también ayudaron a compensar el escaso crecimiento de los fármacos que se venden con receta, con un incremento de 7% a 554 millones.

ros