Los nuevos pedidos recibidos por las fábricas de Estados Unidos cayeron en abril, en parte debido a un gran descenso en la demanda por bienes de transporte, según un informe del Departamento de Comercio divulgado este jueves.

Las órdenes en general bajaron 1.2% a una cifra desestacionalizada de 440,400 millones de dólares tras un dato revisado al alza de 3.8% en marzo.

La cifra fue peor que la caída de 1% que esperaban los economistas consultados por Reuters e implicaría que el sector fabril está perdiendo fuerza, un rubro que se había desempeñado bien últimamente y que había ayudado a la recuperación económica.

Los pedidos de transporte se hundieron 9.3% en abril, con lo que casi borró su avance de 10.6% en marzo.