El barril de la mezcla mexicana de exportación terminó la jornada de este miércoles 24 de junio con una caída de 6.41% en relación a la jornada de ayer, al ubicarse en 33.15 dólares, reportó Petróleos Mexicanos (Pemex).

El retroceso de 2.27 dólares en la cotización del crudo mexicano se dio en línea con la caída de más de 5% de los precios referenciales del petróleo, ante un aumento de las reservas de petróleo en Estados Unidos que alcanzaron un nuevo récord por segunda semana consecutiva, según el informe de la Agencia estadounidense de Información sobre Energía (EIA) divulgado este miércoles.

La semana pasada las reservas comerciales de petróleo aumentaron 1.4 millones de barriles (mb) en Estados Unidos para ubicarse en 540.5 mb, un alza cercana a la esperada por los analistas.

Así el barril de crudo West Texas Intermediate (WTI) para entrega en agosto perdió 5.8% respecto al cierre del martes, para situarse a 38.01 dólares.

Y el barril de Brent, del mar del Norte, también para entrega en agosto, terminó a 40.31 dólares en Londres, una baja de 5.4 por ciento.

Demanda débil

Este nuevo incremento de las reservas, el tercero consecutivo, es un nuevo factor de preocupación en un mercado afectado por la demanda débil y el impacto sobre el consumo de carburante de la pandemia de coronavirus.

Este incremento de reservas "muestra que la situación de oferta excedentaria en Estados Unidos aún no se resuelve", constató Jasper Lawler, de LCG.

Sin embargo, en la terminal de Cushing, Oklahoma, donde se ubican gigantescos sectores de almacenamiento, las reservas -que sirven de referencia al WTI cotizado en Nueva York- bajaron un millón de barriles.

Por otra parte, las reservas de gasolina bajaron 1.7 millones de barriles, en línea con lo previsto por los analistas.

"La demanda de gasolina sube aunque no podemos fiarnos de las cifras de solo una semana", destacó Andrew Lebow, de Commodity Research Group.

"Esto es resultado de la reapertura de muchas empresas en el país" en medio de desconfinamiento, explicó el experto.

En tanto las reservas de productos destilados, como el carburante de calefacción y el combustible para avión, crecieron ligeramente en 249,000 barriles.

La demanda de energía en Estados Unidos aumentó con relación a la semana anterior, con un consumo medio de 17.1 mb diarios (mbd) en las últimas cuatro semanas. La cifra sigue siendo inferior -en 17%- a la registrada en la misma época del año pasado.

La producción estadounidense subió por primera vez desde mediados de marzo a 11 mbd, 500,000 barriles más que en el último informe semanal.

Según Lebow, las cifras de la semana pasada en este apartado eran particularmente bajas por el cierre de pozos petroleros cuando se aproximaba la tormenta tropical Cristobal al Golfo de México.

Esta semana se produjo un reajuste de esos datos, indicó.

Las refinerías funcionaron a 74.6% de su capacidad, un alza pequeña sobre la semana anterior.

Las importaciones bajaron a 6.54 mbd contra 6.64 mbd una semana antes. Y las exportaciones aumentaron de 2.46 mbd a 3.16 mbd.

Con información de AFP.

kg