Los precios del crudo subían la mañana de este jueves, borrando las pérdidas del día anterior, mientras los inversores ajustaban sus posiciones antes de que la OPEP+ emita su decisión los suministros, aunque las alzas eran limitadas por el temor a que la variante Ómicron afecte a la demanda de combustible.

Los futuros del crudo Brent subían 1.08 dólares, o un 1.52%, a 69.90 dólares el barril, tras ceder un 0.5% en la sesión previa.

Por su parte, los futuros del West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) ganaban 1.09 dólares, o un 1.65%, a 66.67 dólares, después de perder un 0.9% el miércoles.

Los precios mundiales del petróleo han restado más de 10 dólares el barril desde el jueves pasado, cuando la noticia de Ómicron sacudió por primera vez a los mercados.

Es probable que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, conocidos en conjunto como OPEP+, decidan el jueves si lanzan más crudo al mercado -como estaba inicialmente previsto- o restringen el suministro. El comienzo de la reunión está previsto para las 13:00 GMT.

Jeffrey Halley, analista de OANDA, dijo que cree que el declive de precios del crudo y las incertidumbres que rodean a ómicron llevarán a la OPEP+ a detener temporalmente los aumentos de producción.

Eso puede restaurar un mínimo de estabilidad en los mercados petroleros", agregó Halley.

El avance del mercado era limitado por datos que mostraron que las existencias estadounidenses de crudo cayeron menos de lo esperado la semana pasada.

El reporte de la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA, por su sigla en inglés) mostró además que los inventarios de gasolina y destilados subieron mucho más de lo esperado, mientras que la demanda se debilitó.