Los precios del petróleo tuvieron una fuerte caída ayer 1 de octubre, llegando a perder por momentos hasta 6%, ante las perspectivas de que la demanda se mantenga bajo presión en medio del aumento de casos de Covid-19 en Europa y Estados Unidos, así como por el aumento registrado en la producción de la OPEP en septiembre con respecto a agosto.

Con ello, la cotización del West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos terminó con una baja de 3.73% o 1.50 dólares, llegando a 38.72 dólares por barril. Sin embargo, llegó a caer más de 6%, para tocar un mínimo de 37.61 dólares durante la sesión.

El referencial mundial Brent del mar del Norte cerró en 40.75 dólares por barril, una baja de 3.66% o 1.37 dólares por barril. Durante la jornada la cotización se vio presionada, mostrando un descenso de 5.22%, a 40.09 dólares por barril.

Por su parte, la mezcla mexicana  de exportación cayó 3.18% o 1.18 dólares  el barril, para cotizar en 35.94 dólares por barril.

Aumentan producción

“La expectativa de demanda de petróleo no mejora, por el contrario ha empeorado ante los rebrotes del coronavirus. La OPEP está aumentando su producción y no encuentra justificación por la demanda que no crece. Es un tema más de especulación”, explicó Jorge Gordillo, director de Análisis de CI Banco.

Agregó que lo que está detrás de la distorsión en la cotización del petróleo es que mes tras mes, la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) están aumentando su producción a pesar de que se habían comprometido a mantener los iveles bajos.

Tan solo, las exportaciones de la OPEP aumentaron a 18.2 millones de barriles por día en septiembre desde los 17.53 millones de barriles por día reportados en agosto. Para el mismo mes, las exportaciones marítimas de la OPEP+ aumentaron a 22.84 millones de barriles por día contra los 22.11 que el cartel exportó por mar en agosto.

“Además de agregar más crudo a los mercados globales, el incumplimiento continuo de los miembros de la OPEP+ hace que sea menos probable que el grupo extienda el nivel actual de recortes más allá de diciembre, cuando las cuotas se reducirán en otros 2 millones de barriles por día”, expuso en una nota Chris van Moessner, especialista de S&P Global Platts.

Aunque las exportaciones de petróleo federal de Irak se mantuvieron casi estables en septiembre en comparación con agosto, el segundo mayor productor de la OPEP puede haber fallado una vez más en implementar recortes de compensación para equilibrar la sobreproducción entre mayo y julio.

Dijo que Irak se había comprometido a recortar 400,000 barriles diarios adicionales en agosto y septiembre para compensar la sobreproducción de mayo a julio en un plan respaldado por Arabia Saudita y sus aliados del Golfo. La cuota del país para agosto y septiembre es de 3.804 millones de barriles por día, excluyendo los recortes adicionales voluntarios para compensar la sobreproducción.

Septiembre, mal mes

Del lado de los precios, en septiembre continúo el deterioro al cerrar con caídas en torno a 5 y 9 por ciento. El Brent sufrió el peor descenso, al hundirse 9.56% y la mezcla mexicana de exportación bajó 9.13 por ciento. Mientras que el WTI cayó 5.61 por ciento.

En tanto, la demanda mundial de petróleo se reduciría en 8.7 millones de barriles diarios en 2020, lo que significaría un descenso de 8.4% en comparación con el 2019 debido a la crisis provocada por el brote de la pandemia de la Covid-19, según estimó la calificadora de riesgo crediticio Standard & Poor’s.

Jorge Gordillo consideró que seguirá la volatilidad en la cotización del crudo porque aún “no está dominada la pandemia” y el anunció de una vacuna para combatir el coronavirus podría no estabilizar el mercado petrolero y acelerar el ritmo de la recuperación económica, la cual se ve dispar en los distintos sectores.

“Esa incertidumbre genera volatilidad en los precios, sobre todo en activos que más apuestas en riesgo está poniendo el mercado”, añadió.

El analista estimó que la cotización del crudo podría encontrarse en nivele de entre 42 a 44 dólares por barril al cierre de 2020 y podría recuperarse hacia el 2021, pero no a niveles mayores a los 50 dólares por barril.

Petroleras presionadas

La volatilidad en el precio internacional del crudo también afectó a las acciones de las petrolertas en Bolsa.

Ayer las grandes firmas tuvieron caídas en el precio de sus títulos de entre 3.97 y 0.42 por ciento. El peor desempeño fue de la holandesa Royal Dutch Shell (-3.97%), seguida de la española Repsol (-3.67%) y la estadounidense Exxon Mobil (-3.50%).

Mientras que British Petroleum cedió 3.11% y la francesa Total y la estadouinidense Chevron terminaron con bajas de 2.43 y 2.19%, respectivamente. Las firmas con ligeros retrocesos en su cotización de este jueves fueron la brasileña Petrobas (-0.70%) y Saudi Aramco (-0.42%).

En conjunto las petroleras perdieron en un día 24,003 millones de dólares.

“Las empresas del sector energético han sido las más golpeadas en el mercado de valores por la incertidumbre por la pandemia de la Covid-19 y los paros en las actividades de la economía que pararon la energía, en general, sobre todo la petrolera. Son atractivas, pero no me atrevería a recomendarlas todavía porque no hay certeza de que habrá un boom en la demanda, tampoco sabemos cuándo y cómo vendrá la recuperación”, explicó Jorge Gordillo. (Con información de agencias)

judith.santiago@eleconomista.mx