Horas después de que la acción de FCC se disparase tras la información que apuntaba a una posible OPA del magnate mexicano sobre la constructora española, FCC ha registrado en la CNMV un nuevo pacto de accionistas entre Slim y Esther Koplowitz, los dos principales accionistas. El acuerdo habilita al mexicano para superar el 30% del capital de la constructora española, posibilidad que prohibía, temporalmente, el acuerdo anterior.

Además, establece nuevas bases sobre cómo ambos inversionistas acudirán a la ampliación de capital y fija los términos de gobierno de la empresa en caso de que Slim supere el 30% del capital, porcentaje que le obligaría a lanzar OPA. Actualmente tiene el 27.4%.

La renovación del pacto, que abre la puerta a la OPA, ha disparado por segunda sesión los títulos de FCC. Tras avanzar un 6.8% ayer, poco después de la apertura de hoy avanza otro 7%.

Así, en primer lugar Esther Koplowitz comprará a su actual sociedad patrimonial Dominium (que tiene el 22.4% del capital) los derechos de suscripción derivados de la ampliación de capital de 709 millones de acciones prevista desde diciembre. La compra se efectuará a través de otra sociedad, Nueva Samede, y en el marco de la operación los bancos acreedores de Koplowitz desharán la prenda constituida sobre estos derechos.

Slim, por su parte, se compromete a comprar todos los derechos de suscripción de las nuevas acciones. En el acuerdo se ha fijado un precio máximo de emisión de las acciones de seis euros por acción. El precio de venta del derecho dependerá de la cotización de FCC en ese momento. Slim, además, podrá ganar peso en el capital en el marco de la ampliación, comprando derechos en el mercado.

En caso de que Slim supere el 30% del capital de FCC, el acuerdo de accionistas entre Kolpowitz y Slim será modificado. En ese caso, en el que Slim tendría que lanzar una OPA sobre el 100% de las acciones de la compañía, según la regulación española, FCC convocaría junta y consejo de administración para modificar el gobierno corporativo de la firma.

Así, Slim tendría el control del consejo de administración (ocho representantes de un total de 15, por cuatro de Koplowitz, tres independientes). Además, se eliminarían los blindajes estatutarios de FCC; que exigen mayorías cualificadas (50% del capital) para modificar objeto social, mover el domicilio social al extranjero, emitir nuevas series de acciones o diluir o fusionar activos.

Adicionalmente, "las Partes manifiestan la intención de que la Presidencia del Consejo de Administración sea no ejecutiva", cargo que ostenta actualmente Esther Alcocer Koplowitz. Slim tendrá derecho a proponer un consejero delegado, que necesitará mayoría cualificada en el consejo de dos tercios de los votos. Para lo que necesitaría el apoyo, bien de Koplowitz, bien de dos independientes.

[email protected]