El precio del oro se debilita ante mejores perspectivas de recuperación económica global provocadas por las noticias de la pronta distribución y aplicación de las vacunas contra el coronavirus.

Ayer el oro al contado tuvo una jornada apretada, alcanzado niveles mínimos no vistos hace cinco meses, finalizando con una baja de 0.5%, a 1,779.05 dólares la onza.

Además, cerró noviembre con una caída de 5.3%, el mayor ajuste mensual desde el 2016.

“Los comerciantes e inversionistas están manifestando poca aversión al riesgo en las últimas semanas, en medio de ningún punto que preocupe a nivel geopolítico en la actualidad, dada las esperanzas de la vacuna contra el Covid-19 y una transición aparentemente más suave de la presidencia de Estados Unidos”, opinó en una nota Jim Wyckoff, analista senior de mercado en Kitco, una firma proveedora de metales preciosos.

En lo que va del año, el oro lleva un avance de 17.46%, alcanzando su punto máximo el 6 de agosto, cuando llegó a 2,067.15 dólares la onza. Su nivel mínimo lo tocó el 17 de marzo, al llegar a 1,472.35 dólares la onza.

Carlos González Tabares, director de Análisis Económico y Bursátil en Monex Casa de Bolsa, comentó previamente que el oro fue uno de los activos con los de mejor desempeño durante este 2020, ante la alta incertidumbre por la pandemia del coronavirus, la elevada liquidez en los mercados a nivel mundial y por la debilidad del dólar frente a una canasta de divisas.

judith.santiago@eleconomista.mx