Una vez que las reformas estructurales han sido aprobadas, entre ellas la energética, la publicación de las reglamentaciones secundarias hacia abril próximo, podría definir decisiones de inversión, consideró Carlos González Tabares, director de Análisis y Estrategia Bursátil de Grupo Financiero Monex (GFM).

Este tipo de inversiones (del sector energético) no se concretan en el corto plazo, sino al menos se requieren de 12 meses, no obstante, la definición de éstas podría permitir que la Bolsa las descuente y entonces también ahí se manifiesten este tipo de resultados , agregó González Tabares.

Al dar a conocer las Perspectivas Económicas del 2014, el especialista de GFM manifestó que en este 2014 el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) alcanzará los 45,600 puntos (el 20 de enero cerró en 42,158.62 puntos) y se estima que en este año se realizarán 10 colocaciones en el mercado bursátil.

En este comportamiento se está anticipando que la reformas aprobadas generen confianza y junto con ello las reglamentaciones secundarias que se den a conocer, y que definirán los procesos de cómo se aplicarán todos los cambios manifestados.

No obstante que se espera se mantenga la actividad en el mercado de valores, Carlos González aseveró que es prematuro anticipar que este mismo año se hagan presentes las empresas del sector energético en el centro bursátil atendiendo la oportunidad de la reforma aprobada, situación que podría concretarse en los próximos años.

En la perspectiva del director de Análisis y Estrategia Bursátil de GFM anticipó el mercado mexicano está en valuaciones de 9.8x que se consideran adecuadas.

A pesar de que las inversiones a nivel global se están refugiando en los mercados desarrollados y entre ellos Estados Unidos sobresale. De entre el grupo de emergentes, México se está posicionando como atractivos y una de las causas es la aprobación de las reformas, abundó Eduardo Ávila, subdirector de Análisis de GFM.

didier.ramirez@eleconomista.mx