El efecto Trump y las presiones por los aumentos graduales en las tasas de interés de referencia por parte del Banco de México (Banxico) han ocasionado un freno a la actividad del mercado de deuda corporativa de largo plazo en México.

Por ello, las perspectivas de crecimiento para este año son moderadas, toda vez que se prevé que continúe la incertidumbre durante este 2017, anotaron analistas de Banorte-Ixe en un documento.

Hemos observado un inicio de año lento y cauteloso en el mercado de deuda doméstico y consideramos que el comportamiento durante enero del presente año será reflejo de la prevaleciente incertidumbre , expusieron.

Las presiones estarán presentes por el ciclo de alza gradual en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y el Banco de México (Banxico).

En este sentido, el equipo de Análisis Económico de Banorte-Ixe proyecta que el Banxico incrementaría la tasa de referencia en al menos 100 puntos base durante este año, aunque no descartan incrementos adicionales, debido a la volatilidad en la paridad peso-dólar.

Sin actividad

Durante las primeras semanas de este año, no se ha realizado oferta alguna de bonos corporativos, ello a pesar de que empresas como Minera Autlán, el conglomerado Grupo Carso, Rotoplas y la inmobiliaria Frisa presentaron su solicitud a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) en el 2016.

La ausencia de emisiones es reflejo de la cautela por parte de los participantes de los mercados financieros, quienes estarán atentos al cambio de gobierno de Estados Unidos y a la espera de tener mayor información sobre los efectos que las medidas del presidente electo, Donald Trump, pudieran tener sobre México, añadió el análisis de Banorte-Ixe.

Entre las primeras colocaciones que se esperan está la oferta de bonos de Minera Autlán, quien buscará recabar entre inversionistas 1,500 millones de pesos antes de que finalice este mes. El Fideicomiso Hipotecario (FHipo) espera levantar hasta 3,000 millones de pesos con la emisión de bonos.

El monto en circulación del mercado de deuda corporativa de largo plazo sumó 1,108,795 millones de pesos hasta el pasado 13 de enero.

2016, sin nada que destacar

El año pasado, el mercado mexicano de deuda de largo plazo tuvo un desempeño tímido, debido a la incertidumbre prevaleciente en los mercados financieros; la escasa participación de Petróleos Mexicanos, que emitió un total de 5,000 millones de pesos, así como a la ausencia de la Comisión Federal de Electricidad.

La aversión al riesgo limitó el apetito por bonos tanto del lado de la oferta como de la demanda, manteniéndose en la parte más baja de los últimos años.

Algunos emisores del mercado de deuda nacional adelantaron sus colocaciones durante el 2014 y el 2015 tratando de aprovechar las condiciones del mercado de bajos niveles de tasas , refiere Banorte-Ixe.

[email protected]