Hay apetito por acciones mexicanas entre inversionistas extranjeros. Y es que el saldo de títulos de renta variable en no residentes llegó en enero de este año a 150,928.5 millones de dólares, su mayor nivel desde septiembre del 2018, según cifras publicadas por el Banco de México (Banxico).

Respecto al mes previo, los saldos subieron 1.16% en comparación con los 149,194.8 millones de dólares en que se ubicó la variable en diciembre del 2019, según datos de la autoridad monetaria.

“En general, lo que hemos visto es que tras la ratificación del T-MEC y una menor incertidumbre internacional ha generado que las valuaciones sean atractivas en el mercado mexicano y que el extranjero empiece a tomar activos del mercado nacional”, explicó en entrevista Carlos Hernández García, analista de Masari Casa de Bolsa.

La expectativa de recortes a la tasa de interés del banco central también era un factor que recientemente había aumentado el interés por el mercado accionario mexicano. Esta expectativa se concretó aún más recientemente, pues la semana pasada, el Banxico hizo un ajuste negativo al costo del crédito en 25 puntos base, para ubicar al indicador en 7.25 por ciento.

Carlos Hernández explicó que las primas de riesgo del país también han beneficiado a valuaciones atractivas mexicanas.

En diciembre del año pasado se acordaron las modificaciones al T-MEC, que fue ratificado posteriormente por México, lo que según un reporte de Ve por Más fue una noticia que brindó mayor certidumbre al país y fue un catalizador para el mercado accionario mexicano.

Cabe recordar que los saldos miden la posición total en títulos de renta variables registrada al cierre de mes, valuados con los precios de las acciones y el tipo de cambio FIX determinados en la fecha correspondiente, en tanto que los flujos son la agregación de las operaciones de compraventa de títulos de renta variable realizadas en cada día del mes, valuados con los precios de las acciones y el tipo de cambio FIX determinados en la fecha correspondiente.

En este último indicador, el Banco de México reportó una entrada de 141.7 millones de dólares en el primer mes del año, tras seis meses seguidos de flujos negativos.

claudia.tejeda@eleconomista.mx