Las emisiones de deuda en el mundo alcanzaron los 8.1 billones de dólares entre enero y septiembre de este año, un alza de 31.23% a tasa anual y marcando un récord histórico, de acuerdo con un reporte de Refinitiv.

“El número de nuevas emisiones llevadas al mercado en los primeros nueve meses del año superó las 20,000 por primera vez”, indicó la firma de inteligencia de mercado.

Del monto total emitido entre enero y septiembre del año, el 49.14% correspondió a deuda corporativa con grado de inversión, 29.69% a gubernamental en todos sus niveles, el 5.94% a deuda corporativa de alto rendimiento o “high yield”, el 5.56% a deuda respaldada en hipotecas, el 3.85% a agencias federales de crédito, el 3.23% a deuda corporativa de mercados emergentes, y el 2.60% a respaldada por activos.

Un informe de la firma estadounidense Janus Henderson Investors prevé que hacia final del año la emisión de deuda a nivel global alcance los 9.3 billones de dólares, esto implicaría que entre octubre y diciembre se emitan 1.2 billones de dólares.

“Como regla, el capital accionario es más caro que la deuda... y los prestamistas enfrentan un riesgo menor que los accionistas”, refiere el estudio.

Jacobo Rodríguez, director de Análisis Financiero de la firma mexicana de inversión Black Wallstreet Capital, explicó que “el financiamiento a través de la emisión de deuda se ha acelerado ya que muchos países están recurriendo al endeudamiento para poder aplicar medidas de estímulo ante el impacto que ha tenido el Covid-19 en las economías”.

El especialista bursátil aseveró que, además de lo anterior, muchos países y empresas están aprovechando un momento de tasas de interés muy bajas en el mundo.

Como ejemplo, en Estados Unidos se tiene una tasa objetivo de 0 a 0.25%, mientras que en Europa hay tasas negativas.

Bajo ese contexto, las ofertas de deuda corporativa con grado de inversión dirigidas al mercado estadounidense totalizaron 1.6 billones de dólares durante los primeros nueve meses de 2020, un aumento del 71% en comparación con los niveles de 2019.

La emisión durante septiembre de 2020 totalizó 163.6 mil millones de dólares, uniéndose de abril a junio de este año en la cima de la clasificación de los 10 meses más activos para la deuda corporativa con grado de inversión de Estados Unidos.

En dicho país el mercado de bonos se ha catapultado también por las intervenciones de la Reserva Federal estadounidense, que han incluido la recompra de bonos corporativos por primera vez en su historia, permitiendo bajar costos y beneficiando estos activos.

Las empresas recurren a la deuda corporativa con el objetivo de fortalecer su liquidez, así como para fines corporativos generales.

En México, disminuyó

Respecto a México, entre enero y septiembre de este año en el mercado corporativo de deuda se han emitido 69,476 millones de pesos, una baja de 35.46% respecto a los 107,654 millones de pesos colocados en el mismo periodo del año pasado, de acuerdo con datos de Banorte.

“En México no se ha presentado un incremento de la deuda tan acelerado como en otros países y lo que más se está viendo son refinanciamientos para mejorar el perfil de la deuda. Lo importante será que las expectativas de inflación se mantengan bajas en los siguientes años para mantener tasas de interés bajas y que los ingresos futuros se aceleren para disminuir el peso de la deuda, esto permitirá que en el futuro se eviten riesgos crediticios”, expresó Jacobo Rodríguez.

La deuda de alto rendimiento también anotó un máximo en el acumulado de los tres trimestres del año, con emisiones con 150,000 millones de dólares, un alza de 37% respecto al mismo periodo del 2019, siendo el mejor periodo desde que se llevan registros, según Refinitiv.

En Estados Unidos, estos activos tuvieron un alza de 78% entre enero y septiembre a tasa anual.

En tanto, la deuda de mercados emergentes registró un incremento anual de 3% a 269,300 millones de dólares en los primeros nueve meses del año.

La emitida en India, Brasil, México y Malasia contribuyó con el 44% del total.

Por otra parte, según Refinitiv y The Climate Bonds Initiative, la emisión de bonos verdes entre enero y septiembre llegó a 146,800 millones de dólares, un alza de 23% a tasa anual, con el tercer trimestre contribuyendo con casi el 50% del monto emitido, a 70,600 billones de dólares, el mejor periodo para este tipo de activos desde que se tiene registro.

De manera trimestral, la emisión de deuda global registró una disminución de 21% a 2.46 billones de dólares respecto al periodo comprendido entre abril y junio.

Mejor III Trim a nivel local

Por otra parte, en México, se registró un avance trimestral en el mercado de deuda corporativa con emisiones por 32,849 millones de pesos, un alza anual de 3.62% respecto al monto emitido en el mismo periodo del año pasado, y casi el doblo en comparación con lo colocado en el segundo trimestre del 2020, que fue de 17,200 millones de pesos, según datos de Banorte.

“En meses recientes se ha notado una mayor preferencia por las emisiones a tasa fija, que a final de septiembre contribuyó con 50.3% de los montos acumulados para 2020, seguido por colocaciones con tasas flotantes en 41%... esta preferencia es atribuible a expectativas de menores tasas de interés, sin embargo, nosotros consideramos que la tasa de referencia (de México) se mantendrá sin cambios para el resto del año, cerrando en 4.25%, y manteniéndose en este nivel 2021”, según un reporte de bonos corporativos locales realizado por Banorte.

claudia.tejeda@eleconomista.mx