Haga la prueba. Introduzca en Google la pregunta que preocupa desde hace incalculables generaciones: "¿Cómo hacerse millonario?". Obtendrá medio millón de resultados en menos de un segundo. Y si lo busca en inglés, se desplegarán 48 millones de páginas con recomendaciones de la más diversa índole.

Sin embargo, más allá de toda esa literatura, hay algo que parece más certero a la hora de encontrar una hoja de ruta para hacerse inmensamente rico: analizar dónde invierten las grandes fortunas del planeta, lideradas por Bill Gates, el cofundador de Microsoft; Amancio Ortega, dueño de Zara; Warren Buffett, al frente de Berkshire Hathaway; Carlos Slim, el poderoso mexicano que domina América Móvil, y Jeff Bezos, el fundador de Amazon.

Ellos coronan la lista de grandes fortunas que acaba de publicar la revista Forbes. Una publicación que lanza un primer aviso para los buscadores de consejos sobre cómo amasar billetes. "Una cuestión común entre los multimillonarios es que rara vez se propusieron convertirse en ricos", alerta.

"En su lugar, se centran en sus pasiones, en problemas particulares que nadie más está abordando, y el dinero fluye naturalmente", agrega Forbes. "Usted debe mantener en mente sus intereses y su plan de negocio y no el número de yates que podría comprar con su dinero". Con ese plan el mente, la clave después es diversificar, como muestra el historial de los reyes de la fortuna.

Gates, un imperio creado a partir de la venta de Microsoft

El primer ejemplo es Bill Gates, que lleva 17 años como líder de la lista de Forbes con 75,000 millones de dólares (66,320 millones de euros).

El magnate ha ido construyendo un imperio a partir de las ganancias logradas con la venta de acciones de Microsoft, donde su participación ha pasado del 49% a menos del 3%. Y con el beneficio, que canaliza a través de la sociedad Cascade, atesora inversiones que, según figura en los registros de la Comisión de Valores (SEC), van desde Coca-Cola y Grupo Televisa a las españolas FCC y Prosegur, pasando por su gran tesoro: Berkshire Hathaway, de su amigo Warren Buffett,

Invierte también en firmas de residuos (Waste Management), refrescos (Coca-Cola), transportes (Canadian Railway) o medios de comunicación (Televisa).

Ortega: Inditex y un creciente tesoro inmobiliario

La lista de Forbes ha coronado en 2016 al español Amancio Ortega como el segundo hombre más rico del planeta, con 67,000 millones de dólares. La publicación avisa de que el empresario desafió a la crisis, pues entre 2009 y 2014 su fortuna engordó en 45,000 millones de dólares.

Ese patrimonio pilota sobre sus acciones en Inditex. Sólo este año ingresará 1,108 millones de euros en concepto de dividendos de la firma, frente a los 961 millones de 2015.

Pero no el único pilar de su fortuna. Ésta bebe también del sector inmobiliario, donde invierte parte de sus dividendos. Lo gestiona a través de Pontegadea, que Forbes valora en 8,000 millones de dólares, un 60% más que hace dos años. Ortega abre tiendas en esos locales o los alquila a firmas como Apple, Google o Deloitte.

Buffett, el hombre que sólo invierte en empresas "que puede entender"

El llamado "oráculo de Omaha" y dueño de Berkshire Hathaway es el tercer hombre más rico, con 60,800 millones.

Su gran apuesta son firmas de bienes de consumo (suponen el 37% de su cartera) y financieras (34%). En el reparto por compañías, Wells Fargo es la inversión que más pesa en su cartera (casi un 20%) y tiene además intereses en American Express, Goldman Sachs, Visa o MasterCard, como desvela ante la SEC.

Entre las firmas de consumo, destaca su inversión en Kraft (supone el 18% del total), en Coca-Cola (13%), en Proter&Gamble (3.2%) o en Wall-Mart (2.6%).

A Buffett también le gusta el sector tecnológico, -su gran inversión es IBM, que representa el 8.5%-y el energético, con Philips66 o Suncor Energy.

Slim, de América Móvil al asalto de España

El siguiente en el ranking es el mexicano Carlos Slim, dueño de América Móvil, que atesora 50,000 millones. Pero su negocio va mucho más allá de las telecomunicaciones y Slim, dueño mayoritario del Grupo Carso, invierte en el sector inmobiliario, el aéreo, tecnología, finanzas, hostelería o medios de comunicación. Es, entre muchas otras cosas, el mayor accionista de The New York Times.

En conjunto, sus empresas representan cerca del 40% de la Bolsa mexicana. Sus negocios abarcan también la banca (a través de Inbursa) o la minería (Frisco). Pero invierte más allá de las fronteras de su país de origen: en España, quiere controlar FCC y Realia (ya es accionista mayoritario y ha lanzado sendas opa). Es también accionista de CaixaBank e inversor del equipo de fútbol Real Oviedo.

Bezos, el genio de Amazon que invierte en Twitter, Uber o Airbnb

Completa el quinteto de supermillonarios Jeff Bezos. El poder de Amazon, su joya, es indiscutible: su valor de mercado ha escalado de los 21,950 millones de dólares de 2008 a los 320,000 millones a cierre de 2015.

Pero, de nuevo, extiende sus tentáculos por gran parte de la actividad económica. En 2013 compró The Washington Post, una adquisición que siguió a su inversión en el medio financiero Business Insider. En tecnología, incluye inversiones en firmas como Twitter, TeachStreet o Nextdoor. También tiene intereses en Airbnb o en Uber.

Además, le gusta invertir en ladrillo y es, de hecho, uno de los grandes terratenientes de Texas. Sus propiedades también se extienden por Nueva York y California.

Con estos negocios, Bezos ha logrado un patrimonio que suma 45,200 millones. Un ejemplo más de cómo a partir de un gran negocio se puede diversificar una cartera de inversiones hasta convertirla multimillonaria.

[email protected]