El crudo Brent se desplomaba este martes, tras superar los 80 dólares por barril por vez primera en casi tres años, después de que el avance se quedó sin impulso cuando la escasez energética en China impactó a la producción industrial.

A las 15:53 GMT, el Brent cedía 84 centavos, o un 1.06%, a 78.69 dólares el barril, después de llegar a 80.75 dólares, su nivel más alto desde octubre de 2018.

El West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos cedía 62 centavos, o un 0.82%, hasta los 74.79 dólares el barril, tras tocar un máximo de sesión de 76.67 dólares, su mayor nivel desde julio.

Los precios se están enfrentando a la resistencia por los problemas energéticos que sufre China, el mayor consumidor mundial de energía.

El reciente racionamiento energético a las industrias en China para reducir las emisiones podría afectar a la actividad económica, contrarrestando potencialmente el impulso generado por el incremento del uso del diésel en la generación de energía", dijo el banco de inversión Barclays.

Las tomas de beneficios en los máximos de sesión también presionaban al Brent, y algunos inversores temen que un contagio por la burbuja inmobiliaria china pueda afectar a la economía y a la demanda petrolera del país, dijo Louise Dickson, analista senior de mercados petroleros de Rystad Energy.

Los huracanes Ida y Nicholas, que azotaron la costa estadounidense del Golfo de México en agosto y septiembre, dañaron plataformas, oleoductos y centros de procesamiento, paralizando la mayor parte de la producción en alta mar durante semanas.

La oferta también se ha visto afectada porque Nigeria y Angola, los principales exportadores africanos de petróleo, tendrán dificultades para aumentar la producción a sus cuotas establecidas por la OPEP hasta al menos 2022 debido a problemas de inversión y mantenimiento, advirtieron fuentes.