Tras el fiasco de WeWork, que ha retrasado su estreno en Wall Street ante la fría acogida del mercado, los inversores no tendrán que esperar mucho tiempo para participar en un unicornio de Silicon Valley. La empresa estadounidense de alquiler de apartamentos AirBnb anunció su intención de salir a bolsa en 2020, movimiento largamente esperado por el mercado.

La última ronda de financiación de la compañía, en septiembre de 2017, fijó para Airbnb un valor de 31,000 millones de dólares que, probablemente, se quedará corto. La empresa de California es la mayor plataforma de alquiler de viviendas entre particulares, con presencia en más de 65,000 ciudades de 191 países.

Airbnb nació en 2007 como una iniciativa de Brian Chesky, actual consejero delegado, y su colega Joe Gebbia para ganar dinero con el que pagar su alquiler en San Francisco. Poco más de una década después, se convirtió en la quinta 'start up' no cotizada más valiosa del mundo.

Frente a otras tecnológicas como Uber y WeWork, Airbnb cuenta con una sólida situación financiera. La compañía no ha hecho todavía públicas sus cuentas, pero, según han publicado medios como Reuters, contaba con una caja de 3,500 millones de dólares a cierre del primer trimestre.

En ese periodo, realizó reservas por valor de 9,400 millones de dólares, un 31% más. En 2018, la propia empresa anunció que los ingresos se habían impulsado un 40% y que el beneficio antes de impuestos, intereses y amortizaciones fue positivo tanto el año pasado como en 2017.

Airbnb asegura que, desde su fundación, los caseros han ingresado en todo el mundo más de 65,000 millones de dólares a través de la plataforma. La multinacional estadounidense señala que estos anfitriones se quedan con el 97% del precio que fijan al alquilar su vivienda.

erp