Bucarest. LA CORTE Europea de Derechos Humanos condenó a Rumania y Lituania por haber colaborado con el programa de detenciones secretas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) y permitir  la detención y el abuso de un saudí y un palestino.

El tribunal con sede en Estrasburgo, Francia, dictó la sentencia tras haber examinado las demandas presentadas en el 2011 y el 2012 por dos exprisioneros del campo de detención instalado en Guantánamo sospechosos de terrorismo tras los atentados del 11 de septiembre del 2001.

A los países se les acusó de haber apoyado a la CIA para realizar traslados aéreos de sus detenidos, así como encerrarlos en cárceles secretas donde recibieron un trato inhumano.

Antes de ser ingresados en Guantánamo, el saudí Abd al-Rahim Al Nashiri, sospechoso de haber cometido el atentado contra el navío USS Cole, que provocó la muerte de 17 estadounidenses en el puerto yemení de Aden en octubre del 2000, demandó que fue detenido y sufrió abusos de tortura en Rumania entre septiembre del 2003 y octubre del 2005.

El tribunal también indicó que Lituania albergó un centro de detención clandestino de la CIA entre febrero del 2005 y marzo del 2016, en donde estuvo detenido Abu Zubaydah, un palestino sospechoso de ser uno de los participantes en la planeación de los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos.

Vilnius y Bucarest tendrán que pagar 100,000 euros por indemnización moral a los detenidos.

La Corte pidió a ambos gobiernos que exijan a las autoridades de Estados Unidos garantías de que los dos prisioneros no van a ser ejecutados, además los exhorta a acelerar sus investigaciones internas para sancionar a los responsables de las violaciones.