Los habitantes de la ciudad vieja de San Juan celebraron la renuncia de Ricardo Rosselló al puesto de gobernador de Puerto Rico. La renuncia se produce en medio de escándalos de corrupción y protestas masivas por los chats homófobos y sexistas en los que participó el mandatario.