Caracas.- La Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por la oposición, convocó el viernes a una manifestación el 23 de enero en todo el país para demandar el fin del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Diputados y simpatizantes de la oposición se reunieron al mediodía del viernes fuera de la sede de Naciones Unidas, un día después de que Maduro inició un segundo mandato de seis años en medio de un fuerte rechazo diplomático de gobiernos liderados por Estados Unidos.

La mayoría de los gobiernos vecinos y algunos europeos, tras desconocer a Maduro, mostraron de inmediato su respaldo al Congreso elegido en 2015, que para el gobierno socialista es inexistente desde que el Tribunal Supremo lo declaró en desacato.

"Convocamos al pueblo a la calle al 23 de enero a una gran movilización en todos los rincones de Venezuela", dijo en el acto el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. La fecha es significativa para los venezolanos porque recuerda el derrocamiento de la dictadura militar en enero de 1958.

Ante unas 2,000 personas que gritaban consignas como "libertad", diputados y representantes de la sociedad civil expresaron que Maduro era "un usurpador" porque fue producto de elecciones ampliamente cuestionadas.

La Asamblea "es el único poder legítimo que tenemos y lo apoyamos para que siga de pie. Tenemos que apoyarlo para luchar por un cambio", dijo Servando Valecillos, un comerciante de 67 años, entre los manifestantes.

Guaidó ha llamado repetidamente en los últimos días a la población y a los militares, pieza clave en el gobierno de Maduro, a trabajar unidos en favor de una salida a la crisis.

Maduro, de 56 años, sostiene que es un presidente legítimo porque ganó las elecciones en mayo del año pasado -en las que la mayoría de los partidos de oposición no participó porque consideraron que no había garantías-, las que fueron calificadas como una farsa por un grupo de gobiernos de la región.

El parlamento opositor inicia su campaña en un momento en que el país de la OPEP vive su peor crisis económica, marcada por cinco años de recesión y una hiperinflación.