Quito. La principal organización indígena de Ecuador dio un portazo al diálogo abierto con el gobierno de Lenín Moreno para resolver la violenta crisis por ajustes económicos, que en una semana ha dejado cinco muertos y cientos de heridos en manifestaciones.

“Nada de diálogo con un gobierno asesino”, proclamó la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) en un comunicado firmado por su presidente, Jaime Vargas.

El dirigente, quien llamó a “radicalizar las acciones” mediante “bloqueos de vías y las tomas” de edificios públicos, habló también frente a los manifestantes que se concentran en un coliseo de la capital.

Ecuador quedó enfrentado a una nueva escalada de la crisis que, además de sumar víctimas, sumió en el caos a la militarizada Quito e interrumpió el transporte de crudo por el principal ducto del país.

La Defensoría del Pueblo cuenta cinco civiles muertos, incluido un dirigente indígena, desde el inicio de la protesta el 2 de octubre. Ocho policías también están en poder de militantes de la Conaie en el coliseo donde hierven los ánimos contra el jefe de Estado.

Mientras que los presidentes de Chile y Perú, Sebastián Piñera y Martín Vizcarra respectivamente, calificaron el jueves de complicada la situación que viven varios países de América Latina y expresaron su pleno respaldo al presidente ecuatoriano Lenín Moreno.

Perú y otros siete países latinoamericanos —sin Chile— ya habían expresado su apoyo a Moreno y rechazaron en un comunicado “toda acción encaminada a desestabilizar” las democracias por parte del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Detenidos

Por su parte, el gobierno de Ecuador anunció que detuvo este jueves a 17 extranjeros, la mayoría venezolanos, con información sobre los desplazamientos del presidente Lenín Moreno.

“Esta mañana, 17 detenidos en el aeropuerto de Quito. La mayoría de ellos venezolanos. En su poder, información sobre la movilización del presidente y vicepresidente”, informó  la ministra de Gobierno (Interior), María Paula Romo, en su cuenta de Twitter.

Agregó que los arrestos confirman “todos los intereses que están detrás del caos en el país”, en alusión a la denuncia de Moreno sobre un supuesto complot para derrocarlo en el que involucra a su antecesor Rafael Correa y al mandatario venezolano, Nicolás Maduro.

Maduro se burló del señalamiento: “Ayer salió el presidente Lenín Moreno a decir que lo que está pasando allá (en Ecuador) es culpa mía, que yo muevo mis bigotes y tumbo gobiernos, así dice Lenín Moreno”, expresó.

Y Correa, quien vive en Bélgica, negó las acusaciones y reiteró su planteamiento de adelantar elecciones ante la “grave conmoción social”.