Londres. La Cámara de los Comunes británica aprobó la ley que permitirá a la primera ministra Theresa May iniciar la ruptura con la Unión Europea (UE) apelando al artículo 50 de la Constitución Europea.

La Cámara de los Comunes aprobó hace varias semanas la medida, pero los más de 800 Lores lucharon por enmendarla, insertando una promesa de que se les permitirá a los ciudadanos europeos que viven en el Reino Unido permanecer en el país una vez que Gran Bretaña abandone la UE.

Sumaron una demanda de que el Parlamento tenga un voto significativo en el acuerdo final entre Gran Bretaña y el resto de las 27 naciones de la Unión Europea.

Ambas enmiendas fueron rechazadas por los Comunes, en donde los conservadores de May cuentan con una mayoría. Un puñado de conservadores a favor de la Unión Europea se abstuvo de la votación.

La propuesta regresó a la Casa de los Lores, en un proceso conocido como ping pong parlamentario. Enfrentados por la decisión de los Comunes, que son funcionarios electos, los Lores cedieron y aprobaron el plan sin mayores enmiendas.

Escocia solicitará referendo

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, anunció que le pedirá a su Parlamento que apruebe el referendo, el cual se realizaría entre fines del 2018 y la primera mitad del 2019, pues para entonces estarán más claros los detalles del acuerdo británico para su salida de la UE.

Dijo que someterá en breve el asunto a los votantes porque a Escocia se le está obligando a aceptar un Brexit abrupto , que no desea.

Escocia votó en contra del Brexit pero tendrá que salir del club europeo.