Bangkok. Ayer, manifestantes en contra del gobierno se apoderaron de las intersecciones clave en toda la capital de Tailandia, al bloquear las principales carreteras en el corazón de los distritos del centro de Bangkok, en el inicio de un nuevo impulso para hacer fracasar las elecciones del próximo mes y derrocar a la Primera Ministra.

Los manifestantes prometieron cerrar la ciudad de 12 millones de personas; sin embargo, la vida continuó normalmente en la mayoría de la ciudad, con gran parte de las empresas y los comercios que permanecieron abiertos.

Las protestas masivas fueron pacíficas e incluso festivas, con enormes masas de gente que sonaron silbatos, agitaron banderas tailandesas y extendieron tiendas y mantas para realizar picnics en siete cruceros de la ciudad.

Sin embargo, las protestas aumentan los riesgos en una crisis que ha matado al menos a ocho personas en los últimos dos meses y ha alimentado los temores de más derramamiento de sangre y un posible golpe de Estado militar. El Comandante del Ejército ha dicho que no quiere verse arrastrado al conflicto, que enfrenta a las clases media y alta urbanas con los partidarios de la primera ministra, Yingluck Shinawatra, quienes residen en el campo al norte del país.

Los manifestantes, quienes acusan al gobierno de corrupción, se han comprometido a permanecer en las calles durante todo el tiempo que sea necesario para lograr sus objetivos. Exigen que el gobierno de Yingluck sea sustituido por un consejo del pueblo -exento de un proceso electoral- que implementaría reformas que los manifestantes afirman son necesarias para poner fin a la corrupción y la política del dinero. El principal partido de la oposición actualmente boicotea las elecciones del 2 de febrero, unas elecciones que Yingluck ha convocado en un intento de aliviar la tensión y las que casi seguramente ganará.

Los críticos han arremetido en contra de los movimientos al describirlos como una lucha de poder destinada a llevar la frágil democracia de la nación a un colapso. Se han realizado vigilias para contrarrestar los bloqueos y urgir a que elecciones se lleven a cabo.

Yingluck manifestó que ha propuesto reunirse mañana con varios grupos -incluidos sus oponentes- para discutir una propuesta de la Comisión Electoral de posponer las votaciones, de acuerdo con el viceprimer ministro, Pongthep Thepkanchana.

No hubo respuesta inmediata por parte de los manifestantes; sin embargo, el líder de la protesta, Suthep Thaugsuban, indicó que no se puede mediar con esta empresa, no se puede comprometer a esta empresa. En esta tarea sólo se puede ganar o perder. Debemos de limpiar Tailandia hoy .

El think tank International Crisis Group consideró que la posibilidad de una resolución pacífica se está reduciendo .