Buenos Aires. El gobierno argentino reconoció como embajadora y “autoridad máxima de Venezuela en la Argentina” a Elisa Trotta, representante del jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, considerado como presidente encargado por medio centenar de países.

De inmediato, el presidente Mauricio Macri le ordenó a su canciller, Jorge Faurie, que no renovara la permanencia legal en su país de los representantes diplomáticos del régimen de Nicolás Maduro.

“Las visas diplomáticas de los representantes del régimen de Maduro se han vencido, y pedimos que sean devueltas a la cancillería argentina”, explicó el canciller Jorge Faurie en diálogo con Infobae.

El presidente Macri asegura que tomó la decisión del retiro de visas porque su gobierno “no reconoce al dictador Maduro, y por lo tanto se tienen que ir”.

Según Infobae, la decisión política tomada por Macri es compleja de ejecutar. El gobierno argentino tiene una lista de cinco representantes diplomáticos de Maduro con las visas vencidas, y dos militares apostados en Buenos Aires y destinados a cumplir funciones para el Unasur, un foro multilateral que cesó a principios de año.

México, en el radar de Fernández

Alberto Fernández, candidato favorito a ganar las elecciones presidenciales en Argentina, se ha desmarcado de la postura de Macri y sostiene que respalda la posición de México y Uruguay, que no han reconocido a Guaidó.

“América Latina debe ayudar a recomponer la democracia en Venezuela y la plena institucionalidad. Para eso hay que hacer lo que proponen Uruguay y México: tratar de buscar un punto de acercamiento que devuelva la convivencia democrática y la plena institucionalidad”, dijo hace unas semanas Fernández.