Bruselas. Por primera vez desde este caos en el que se ha convertido el Brexit, Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista, ha desdibujado su plan para el Brexit sin ambigüedades: un segundo referéndum sobre la salida del nuevo gobierno británico, tanto si es con un acuerdo como si se consuma con un divorcio abrupto. En ambos escenarios, los laboristas harán campaña por la permanencia en la UE. No obstante, todavía quedan incógnitas sobre su postura en otros escenarios.

“Sea quien sea el próximo primer ministro, deberá someter su acuerdo, o no acuerdo, a un referéndum. En este escenario, el Partido Laborista hará campaña por la permanencia (en la UE) frente a un no acuerdo o un acuerdo tory que no proteja la economía y el empleo”, ha informado a través de Twitter.

Tras mucha ambigüedad durante dos años y medio sobre el proceso del Brexit, así ha revelado el líder laborista Jeremy Corbyn su estrategia en un momento en el que la salida de la isla sigue empantanada y el divorcio abrupto es más probable que nunca, con la plausible llegada del euroescéptico Boris Johnson al Ejecutivo británico el próximo 22 de julio.

Sin embargo, lo que revela Corbyn es lo que hará en caso de un escenario concreto, la salida de Reino Unido bajo un acuerdo tory o un no acuerdo, pero no aclara si defendería el pacto vigente rubricado por May o si su postura sobre la permanencia en la UE sería la misma en un contexto de elecciones anticipadas en Reino Unido. Tampoco esclarece cómo forzará ese segundo referéndum sin tener las riendas del Ejecutivo.

Funciona presión

El movimiento llega horas después de que más de 10,000 afiliados del Partido Laborista le pidieran mediante una declaración firmada el fin de la ambigüedad contra el Brexit y su apoyo a la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea. Ya en febrero, Corbyn abrió la puerta a la celebración de un segundo referéndum, pero nunca antes había mostrado su apoyo abierto.