La posibilidad de que las mujeres se conviertan en diácono, propuesta lanzada el jueves por el papa Francisco, provocará feroces debates en el seno de una Iglesia católica dividida sobre la cuestión, advirtió el viernes el cardenal Walter Kasper.

NOTICIA: Reunión católica-ortodoxa, primera en 1,000 años

"Creo que ahora habrá un debate feroz. Sobre este tema, la Iglesia está dividida en dos", asegura este teólogo alemán, colaborador cercano del papa, en una entrevista con el diario La Repubblica.

El jueves, el papa argentino se declaró favorable a la creación de una comisión que estudie el ordenamiento de mujeres diaconisas, lo que constituiría una revolución en el seno de la Iglesia católica, donde solo los hombres pueden dar los sacramentos.

Los diáconos católicos pueden pronunciar el sermón durante la misa, y celebrar bautizos, bodas y funerales, pero no pueden decir la misa solos: es necesario un cura para celebrar la eucaristía, así como para confesar a los fieles.

Para monseñor Kasper, considerado como uno de los líderes del ala "liberal" en el seno de la Iglesia, todavía es difícil saber si la comisión se creará finalmente, debido a la gran división que suscita.

NOTICIA: Papa agilizará nulidad de matrimonios católicos

"Si miramos al pasado, parece que la respuesta es no. Pero todo es posible", afirmó, reconociendo que el papa había sorprendido una vez más a todo el mundo aludiendo a la posibilidad del ordenamiento de mujeres.

Según el cardenal alemán, quienes se oponen al diaconato femenino alegarán que ese paso conduciría inevitablemente a la ordenación de mujeres sacerdotisas, algo que Francisco se niega a considerar.

NOTICIA: Papa sorprende con uso anticonceptivos por el zika

"El diaconato es un primer grado de la orden religiosa (...) Es evidente que concedérselo a las mujeres puede ser considerado un riesgo mayor para todos los que no quieren mujeres sacerdotisas", considera en la entrevista monseñor Kasper.

rarl