Londres.- La reina Isabel II presentó el miércoles con gran pompa en el Parlamento la agenda legislativa del gobierno para 2012/2013 con el que el primer ministro David Cameron tratará de recuperarse del reciente castigo de los votantes contra los dos partidos de su coalición.

Una polémica reforma de la Cámara de los Lores y medidas presentadas como nuevas ayudas a las familias destacan entre las 19 leyes y proyectos de ley que el gobierno tiene intención de presentar en el parlamento en el próximo años y que fueron esbozados por la soberana en el "Discurso del Trono", un ceremonial que se mantiene prácticamente sin cambios desde hace casi cinco siglos.

"El programa legislativo de mi gobierno se centrará en el crecimiento económico, la justicia y la reforma constitucional", leyó la monarca, que lucía la Corona de Estado y la capa de armiño de las grandes ocasiones, sentada en un trono en la Cámara de los Lores junto a su esposo, el príncipe Felipe.

Pero "la primera prioridad de mis ministros será reducir el déficit y restablecer la estabilidad económica", agregó cuando el país, sometido a un drástico plan de ajuste, acaba de volver a entrar oficialmente en recesión.

En este sentido, el programa confirma lo que ya anunciaron Cameron y su viceprimer ministro liberaldemócrata, Nick Clegg, cuando el martes renovaron su compromiso con la coalición que formaron hace dos años.

Tras el revés del jueves en las elecciones municipales, el gobierno anunció una serie de medidas para "mejorar las vidas de los niños y de las familias", incluida una flexibilización de los permisos por maternidad y nuevas ayudas para los niños discapacitados.

Además, confirmó su intención de obligar a los bancos a separar sus actividades de detalle y de inversión a fin de limitar del impacto de otra crisis financiera para el contribuyente.

Más controvertida debería ser la reforma del sistema de pensiones, que llevará la edad de jubilación a 67 años a entre 2026 y 2028, disputada por los sindicatos que podrían anunciar nuevas acciones de protesta.

Pero la más polémica de todas es la reforma de la Cámara de los Lores, una de las promesas electorales de la coalición, pero que divide al partido Conservador.

El programa se mantiene vago y no precisa ninguna fecha para la eventual conversión de esta cámara alta no electa formada por unos 800 miembros vitalicios y en algunos casos hereditarios en un órgano más representativo con menos escaños y elegidos mayoritariamente por sufragio universal.

Sus críticos, entre ellos un gran número de 'Tories', advierten que esta reforma rompería el equilibrio reinante entre la Cámara de los Comunes y la de los Lores, mientras que los expertos auguran una batalla que consumiría largas horas de debates.

En el ámbito internacional, el gobierno británico anunció que buscará aprobación en el parlamento del nuevo Mecanismo de Estabilidad Financiera (MSF) europeo que debe entrar en vigor en julio, y p romoverá acuerdos estratégicos con las potencias emergentes, según anunció la reina en la 57 vez que cumplía con este ritual en 60 años de reinado.

Ed Miliband, fortalecido por su avance electoral, afirmó en el debate posterior que este programa ilustraba que la coalición gubernamental "sigue sin entender" el "claro mensaje" que le enviaron el viernes los británicos.

"Para un joven que busca trabajo, este discurso no ofrece nada. Para una familia que ha perdido nivel de vida, este discurso no ofrece nada. Para los millones de personas que creen que el gobierno no está de su parte, este discurso no ofrece nada. No hay cambio", insistió el líder laborista.

apr