San Francisco. Los habitantes de San Francisco y otros lugares de California se despertaron con un cielo anaranjado similar a escenarios apocalípticos en un año ya plagado de eventos inquietantes.

Cielos tan oscuros que parecía ser de noche y en algunas zonas, cenizas cayendo como nieve. El origen eran los grandes incendios forestales en California que llenaron el aire de humo y polvo.

“Los cielos anaranjados de esta mañana (miércoles) son el resultado del humo de los incendios forestales en el aire”, dijeron los funcionarios de calidad del aire de la Bahía de San Francisco en un tuit.

“Estas partículas de humo dispersan la luz azul y solo permiten que la luz amarillo-naranja-roja llegue a la superficie, haciendo que los cielos se vean anaranjados”.

A medida que el humo se vuelve espeso en algunas áreas, bloquea la luz solar y oscurece los cielos, explicaron los funcionarios.

Incendios “sin precedentes”

Lo que se describió como incendios forestales “sin precedentes”, alimentados por fuertes vientos y temperaturas abrasadoras, atravesaron una amplia franja de California, Oregon y Washington el miércoles, destruyendo decenas de hogares y negocios en los estados del oeste de Estados Unidos, y forzando a  miles de residentes a evacuar.