La Casa Blanca expresó su pesar por el llamado a consultas del embajador de Francia en Washington, pero dijo que Estados Unidos buscará resolver la disputa diplomática.

"Lamentamos que hayan dado este paso, continuaremos comprometidos en los próximos días a resolver nuestras diferencias, como lo hemos hecho en otros temas en el transcurso de nuestra larga alianza", dijo un funcionario de la Casa Blanca.

El funcionario habló después de que el presidente Emmanuel Macron ordenara el retiro de los embajadores de Francia en Washington y en Australia.

Francia está furiosa por la decisión de Australia de romper un contrato para la compra de submarinos convencionales franceses y, en cambio, establecer una nueva alianza con Estados Unidos y Reino Unido para construir submarinos de propulsión nuclear.

El presidente estadounidense Joe Biden dijo que el plan es parte de una estrategia a largo plazo para garantizar la seguridad en la región del Indo-Pacífico, donde China representa una amenaza creciente para la influencia y el liderazgo de Estados Unidos en la vigilancia de las rutas marítimas internacionales.

El ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, dijo que París había sido sorprendida por lo que consideró un "comportamiento inaceptable entre aliados y socios".

Pero el funcionario de la Casa Blanca aseguró que Washington ha estado "en estrecho contacto" con París.

"Francia es nuestro aliado más antiguo y uno de nuestros socios más fuertes, y compartimos una larga historia, valores democráticos y el compromiso de trabajar juntos para abordar los desafíos globales", afirmó.

"También compartimos el interés de garantizar un Indo-Pacífico libre y abierto. Continuaremos nuestra estrecha cooperación con la OTAN, la Unión Europea y otros socios en este esfuerzo común", dijo el funcionario.