Los emails, algunos con información confidencial, fueron encontrados en una computadora del excongresista demócrata Anthony Weiner, que está separado de Huma Abedin, ayudante de Clinton.

El director del FBI, James Comey defendió su investigación a la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton y aseguró que haría lo mismo , aunque su acción pudiera impactar en el resultado de las elecciones. En una aparición ante la Comisión Judicial del Senado, Comey sostuvo que le hacía sentir asqueado pensar que su anuncio haya afectado el resultado de la elección.

Clinton dijo el martes que se encaminaba a la victoria presidencial hasta que la interferencia de hackers rusos y de Comey alejaron a potenciales votantes.

El director del FBI sostuvo ante el panel legislativo que sintió que debía hablar sobre la situación, ya que antes había dicho en varias oportunidades ante el Congreso que la investigación había terminado. Desde mi punto de vista, no haber hablado habría requerido un ocultamiento (...) Y ocultar, bajo mi óptica, sería catastrófico , relató.

El FBI, que debe ser políticamente neutral, dijo pocos días después que la nueva investigación no cambiaba su decisión de julio de no recomendar cargos criminales contra Clinton, pero muchos demócratas sostienen que el daño ya estaba hecho. Los senadores le preguntaron a Comey por qué decidió hacer pública la investigación sobre Clinton pero no otra respecto a si el candidato republicano Donald Trump o sus cercanos habían tenido contactos inapropiados con agentes rusos.

Me hace sentir asqueado pensar en que habríamos tenido cierto impacto en el resultado de la elección, pero honestamente no cambiaría mi decisión , sostuvo.

Finalmente, agencias de Inteligencia estadounidenses determinaron en diciembre que Rusia estaba detrás de los ataques informáticos a los correos electrónicos demócratas en un intento de favorecer a Trump.

Inteligencia pornográfica

Ante la investigación del papel que jugó Wikileaks en la campaña de Rusia, Comey dijo que no cree que el grupo o su fundador Julian Assange merezcan la protección que los periodistas estadounidenses tienen al publicar material clasificado. Se cruza una línea cuando se trata de educar al público y en lugar de eso se convierte en ‘inteligencia pornográfica’, simplemente sacando información sobre fuentes y métodos sin tener en cuenta los valores de la Primera Enmienda que normalmente subyacen a los informes periodísticos , señaló Comey.