Buenos Aires. Cristina Fernández sorprendió el fin de semana al anunciar que integrará una fórmula como vicepresidenta. El elegido para encabezarla es Aníbal Fernández, hombre fuerte en el gobierno de Néstor Kirchner. En el llano político, algunos analistas argentinos sostienen que la decisión es estratégica y busca romper la actual polarización con el presidente Mauricio Macri, que le es conveniente al mandatario en la próxima lucha electoral.

“Ustedes se vieron beneficiados por el kirchnerismo, todos huyendo de Argentina y colocando dinero ahí en el sector inmobiliario. Pero el kirchnerismo es plata de corto plazo. En el largo plazo creo que a Uruguay le conviene que se afiance Cambiemos (Mauricio Macri)”, dijo a El Observador el director ejecutivo de la gerenciadora de patrimonios FDI, Mariano Sardáns.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Comercio Exterior de la Cámara de Industrias, Washington Durán, señaló que “a nivel personal, no es una postura institucional, creo que lo mejor para Uruguay es que se mantenga un gobierno con una línea similar a la de ahora. Ir a lo anterior sería un desafío muy duro”.

La postura del socio y economista de la consultora CSC, Marcos Soto, fue más drástica. “Argentina está en una etapa con dos escenarios: el malo y el peor. El primero es que Macri demostró inoperancia e ineficiencia en sus políticas económicas; el peor sería volver a lo que era el desorden previo”, afirmó.

Soto expresó que uno de los problemas de la actual administración fue pensar que algunos aspectos se solucionaban de manera automática.