Nueva York.- El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Estados Unidos deportó a poco más de 124,000 mexicanos en 2017, lo que constituyó la menor cifra anual de repatriaciones de ciudadanos de México en la última década, según datos oficiales.

En un análisis del proyecto TRAC de la Universidad de Syracuse, con base en reportes del gobierno federal, los datos indicaron además que la cifra de deportaciones de mexicanos por parte del ICE representó en 2017 menos de la mitad de las de 2012.

En el año 2012, el año récord de deportaciones en la historia de Estados Unidos, el ICE deportó a un total de 407,000 personas, de las cuales poco más de 288,000 eran ciudadanos mexicanos.

“No sabemos exactamente las razones de la baja, pero es interesante que la cifra de deportaciones no haya aumentado con el gobierno de Donald Trump, dada la retórica tan hostil contra la migración”, expresó Susan Long, codirectora de TRAC, en entrevista con Notimex.

En el año fiscal 2017 fueron deportados 124,807 mexicanos; mientras un año antes habían sido repatriados por el ICE cerca de 150,000 mexicanos. En 2008, poco más de 254,000 migrantes indocumentados de México fueron enviados a su país.

La caída en el número de deportaciones de mexicanos por parte del ICE es consistente con la baja general en las repatriaciones de inmigrantes indocumentados que ha registrado Estados Unidos.

“En general, las deportaciones del ICE se han reducido casi a la mitad durante los últimos cinco años. Si bien existe una variabilidad mes a mes, el número de deportados también ha seguido disminuyendo desde enero de 2017, cuando el presidente Donald Trump asumió el cargo”, destacó TRAC.

Las cifras de deportaciones del ICE no contemplan las repatriaciones llevadas a cabo directamente por la Patrulla Fronteriza ni por las Oficinas de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), que se producen en su mayoría con personas que recién cruzaron la frontera.

El informe también apuntó que 34%de los deportados por el ICE nunca habían sido condenado por ningún delito, en tanto que sobre el 15% pesaba como única ofensa ingresar o reingresar sin documentos a Estados Unidos.

Asimismo, 10% de los individuos deportados por el ICE habían sido condenados por conducir en estado de ebriedad o por una simple infracción de tráfico.

TRAC precisó que se cree que el principal factor que ha contribuido a la baja en las deportaciones de parte del ICE ha sido la disminución en los últimos cinco años de personas que ingresan a Estados Unidos sin documentos, a juzgar por el menor número de aprehensiones en la frontera.

Long consideró que otra de las posibles razones de la baja en las deportaciones, al menos de 2012 hasta antes del gobierno de Trump, es que el anterior gobierno se enfocó en deportar a individuos con antecedentes criminales.

Respecto a la disminución registrada durante el gobierno de Trump, quien ha prometido hacer de las deportaciones de todo inmigrante una prioridad, independientemente de si tienen antecedentes criminales, Long aceptó que explicar la baja es más complicado.

No obstante, precisó que con Trump ha aumentado la proporción de deportaciones de inmigrantes que carecen de antecedentes criminales, con respecto al gobierno de su antecesor, Barack Obama.