El ex presidente de la Cámara baja del Congreso de Brasil, Eduardo Cunha, fue hallado culpable y sentenciado a más de 15 años de prisión por cargos de corrupción el jueves 30 de marzo, según la resolución de una corte federal.

El equipo legal del ex político dijo que apelará a la decisión, pero Cunha seguirá preso a la espera de la apelación.

NOTICIA: Arrestan a Cunha, el verdugo de Dilma Rousseff

Cunha, que encabezó la impugnación de la ex presidenta Dilma Rousseff, fue forzado a salir del cargo como presidente de la Cámara de Diputados en julio y fue arrestado en octubre por acusaciones de que habría recibido millones de reales en sobornos por la compra de un yacimiento petrolífero en Benín por parte de la estatal Petrobras.

Cunha enfrenta otro juicio por supuestamente haber recibido 5 millones de dólares relacionados con dos contratos para la construcción de dos buques sonda para Petrobras.

En febrero del 2015 Cunha, miembro del PMDB que por una década fue el socio principal la coalición de los gobiernos del PT , consiguió la presidencia de la Cámara de Diputados.

Seis meses después, Cunha rompió oficialmente con el gobierno de Rousseff, diciendo que estaba usando la pesquisa en Petrobras como una herramienta de "persecución política" en su contra.

NOTICIA: Defensa de Eduardo Cunha juzga de "absurda" su detención

Como presidente de la cámara baja, Cunha permitió en diciembre del 2015 el inicio del proceso de juicio político contra Rousseff, a quien se acusó de violar normas presupuestarias.

La decisión se anunció horas después de que diputados del PT votaran para que se realizara una pesquisa contra Cunha en la comisión de Ética de la cámara por cuentas que mantenía en Suiza.

(ACTUALIZACIÓN: 12: 24)

rarl/abr