Ciudad de México. A un año del ataque terrorista contra la comunidad mexicana en El Paso, Texas, que dejó 23 personas muertas (nueve mexicanos, y más de una veintena heridas, siete de ellas connacionales), en el Walmart de Cielo Vista, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, instó a que se tomen medidas contra el terrorismo y el odio que ponen en riesgo a las comunidades mexicanas no solo en Estados Unidos sino en todo el mundo.

“Como no son hechos aislados, entonces debe aplicarse otro estatus jurídico y otro tipo de responsabilidad o corresponsabilidad en los gobiernos del mundo, en este caso el de Estados Unidos, pero no sólo ese, otros gobiernos también. No podemos permitir que esa doctrina y sus allegados puedan transitar tranquilamente”, dijo durante su participación en el foro virtual sobre supremacismo, discriminación racial y discursos de odio.

Por ello, el canciller reiteró la necesidad de fortalecer en los foros multilaterales la doctrina mexicana de identificar y no permitir el terrorismo.

“Si no hay una respuesta contundente y permanente de nuestra parte, pues nuestras comunidades estarán en riesgo, no solo en Estados Unidos, también en otras regiones del mundo, que sí de manera principal en los Estados Unidos”, puntualizó.

Los embajadores José Bremer y Luz Elena Baños lograron que el acto del 3 de agosto del 2019, perpetrado por un supremacista blanco, se identificase como terrorismo ante la OEA y en la UNESCO lo que significó un paso de que no quedara en un hecho aislado.

“Creo que fue un gran paso que se clasificara como un acto terrorista equivalente a las ocurridas en otras partes del mundo en contra de comunidades, en este caso contra nuestra comunidad. Es un inicio importante y le da una calidad política clara de qué estamos hablando, no estamos hablando para nada de hecho aislados, sino de una doctrina que nos parece que debe tener una respuesta de la misma envergadura”, agregó.

En El Paso se realizaron eventos en conmemoración de las víctimas del atentado.

Proceso

Patrick Wood Crusius ,quien abrió fuego el 3 de agosto del 2019, enfrenta dos procesos judiciales, uno a nivel estatal y otro federal. Se tiene previsto que el juicio a nivel federal inicie el 1 de octubre del 2021.

El gobierno de México explora posibles acciones legales en contra de actores privados derivadas del comercio indiscriminado de armas en Estados Unidos y su tráfico ilícito hacia territorio mexicano.

perla.pineda@eleconomista.mx