Las infecciones por coronavirus en América casi se duplicaron en la última semana aupadas por la variante Ómicron, al alcanzar 6.1 millones de casos al 8 de enero pasado, dijo este miércoles la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne.

Los casos se están acelerando rápidamente en todos los rincones de América, aseveró Etienne en rueda de prensa, y los sistemas de salud enfrentan desafíos a medida que aumentan las hospitalizaciones.

"Los contagios se aceleraron rápidamente durante temporada navideña, alcanzando niveles de transmisión nunca antes vistos durante esta pandemia", aseguró Etienne.

"No obstante, gracias al poder protector de las vacunas, las muertes por COVID-19 no aumentan con la ola actual de infecciones", agregó.

Si bien la variante delta sigue causando nuevas infecciones en la región, según las tendencias actuales, Ómicron está camino a convertirse en la cepa dominante en América, estimó Etienne. Actualmente, 42 países y dependencias de los 60 de América la han detectado en su territorio.

Ómicron, la variante más contagiosa del coronavirus hasta ahora, ha generado récord de casos diarios en Estados Unidos y Europa mientras más gobiernos alrededor del mundo vuelven a imponer restricciones de movilidad para frenar los casos.

Con el 62% de su población inoculada con esquema completo, América es la región con mayor porcentaje de vacunación contra el Covid-19. Sin embargo, funcionarios de la OPS aseguraron el miércoles que aún hay muchos sin protección, en especial menores de edad y personas con enfermedades preexistentes.

Etienne pidió a los gobiernos de la región que den prioridad a la vacunación de refuerzo para el personal de salud, ya que la nueva ola de infecciones no será "leve" y ya está desafiando la fuerza laboral en hospitales y clínicas.

Ómicron sigue siendo un virus peligroso, advierte la OMS

La variante Ómicron, que infecta a las personas a un ritmo que el mundo no había visto desde el inicio de la pandemia de Covid-19, "sigue siendo un virus peligroso" aunque cause síntomas menos graves, advirtió este miércoles el jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Aunque Ómicron causa síntomas menos graves que delta (la variante hasta ahora dominante), sigue siendo un virus peligroso, especialmente para quienes no están vacunados", dijo el director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa.

La variante, que fue identificada por primera vez en África austral a finales de noviembre de 2021, se ha propagado de forma fulgurante en todo el mundo.

Los síntomas menos severos --sobre todo para las personas totalmente vacunadas y con una dosis de refuerzo-- que los de la variante Delta hacen que algunos piensen que se trata de una enfermedad benigna.

Pero "más transmisión quiere decir más hospitalizaciones, más decesos, más personas que no pueden ir a trabajar, incluyendo profesores y personal sanitario, y más riesgo de que surja otra variante más transmisible y más mortal que ómicron", dijo el responsable de la institución.

"No es una enfermedad benigna, es una enfermedad que podemos prevenir con vacunas", señaló por su parte Michael Ryan, a cargo de las situaciones de emergencia en la OMS.

"No es el momento de abandonar, no es el momento de bajar la guardia, no es el momento de decir que es un virus bienvenido, ningún virus es bienvenido", advirtió.

Algunos piensan que Ómicron y su elevado nivel de transmisión puede reemplazar a las variantes más peligrosas y transformar la pandemia en una enfermedad endémica fácil de combatir.