Río de Janeiro. Las decisiones del Consejo Nacional Electoral de inhabilitar al partido opositor Primero Justicia y la del Tribunal Supremo de excluir de la contienda a la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática para participar en las elecciones presidenciales en Venezuela fueron rechazadas por el  gobierno de Brasil al considerar que se evidencia el “absoluto desprecio” de las autoridades de ese país por el “pluralismo político”.

El gigante sudamericano se sumó a las críticas internacionales y en un comunicado a través de su cancillería expresó: “El gobierno conservador de Michel Temer repudia el sistemático e inaceptable empeño del régimen autoritario venezolano en eliminar de la actividad política partidos, frentes y personalidades de la oposición”.

La Cancillería brasileña también mencionó la “retención de los derechos” de líderes opositores como el excandidato presidencial Henrique Capriles, inhabilitado por la Contraloría, o Leopoldo López, en arresto domiciliario y condenado a casi 14 años de cárcel por incitar a la violencia en protestas del 2014, como una “evidencia más” de las autoridades de Caracas de “eliminar” a sus rivales.

“La reconciliación del pueblo venezolano resultará del diálogo de buena fe y con amplia participación de las fuerzas de la oposición y de la sociedad civil”, agregó.

Brasil participa en el Grupo de Lima, creado para ejercer presión a Maduro para que restablezca la democracias.