São Paulo. El presidente brasileño, Michel Temer, convocó una reunión de emergencia para evaluar la situación en la frontera con Venezuela, después de que campamentos improvisados de venezolanos fueran atacados por vecinos de la ciudad de Pacaraima, en pleno aumento de las tensiones regionales por la inmigración.

La situación en Pacaraima, vecina con la venezolana Santa Elena de Uairén, estaba tranquila la mañana de este domingo, en parte porque vecinos de la ciudad lograron expulsar con amenazas a los venezolanos que malvivían en los campamentos callejeros, escapando de la grave crisis económica, política y social que vive su país.

“Cerca de 1,200 migrantes venezolanos regresaron a Venezuela” entre el sábado y el domingo, confirmó el portavoz de la “fuerza tarea” brasileña, un grupo multidisciplinar que opera en la frontera con Venezuela, con participación de las Fuerzas Armadas, organizaciones civiles y ONG para atender el creciente flujo migratorio.

“La ciudad parece un desierto hoy. Está muy tranquila porque llegó refuerzo policial y los mercados están reabriendo”, dijo un vecino de este municipio de unos 12,000 habitantes, que pidió el anonimato.

El ministerio de Seguridad Pública anunció la víspera que el lunes reforzará con 60 hombres las tropas ya presentes en Pacaraima, después de que el sábado en la mañana se desatara el caos con ese ataque a los campamentos de los venezolanos.

“Fue terrible, quemaron las carpas y todo lo que había adentro”, contó Carol Marcano, una venezolana que estaba en la frontera. “Hubo tiros, quemaban cauchos”, contó.

La gobernadora del estado de Roraima, Suely Campos, reiteró que debería cerrarse temporalmente la frontera porque las autoridades están desbordadas, especialmente en la capital, Boa Vista, y pidió a Brasilia refuerzos para “enfrentar el aumento de la criminalidad”.

Cientos de miles de venezolanos han cruzado las fronteras terrestres hacia Brasil y Colombia en los últimos meses para intentar escapar de la grave crisis que afecta a su país, con elevada escasez de alimentos, productos básicos y medicinas.

Ecuador comenzó este sábado a bloquear el paso de venezolanos en sus fronteras terrestres exigiéndoles para ingresar que presenten sus pasaportes, un documento del que carecen muchos, en lugar de simplemente la cédula de identidad, como era hasta ahora.

Perú anunció recientemente la misma medida, que empezará a aplicarse el próximo sábado 25 de agosto. Sólo la semana pasada, unos 20,000 venezolanos ingresaron a Perú, según sus autoridades.

Colombia teme que miles de venezolanos queden varados en su territorio por los controles fronterizos. Se estima que unas 3,000 personas cruzan todos los días de Colombia a Ecuador.

Opositores convocan huelga general

Lima y Caracas. La huelga convocada para mañana por tres de los principales partidos políticos de oposición en Venezuela será de 24 horas, anunció este domingo un dirigente.

Las agrupaciones Primero Justicia, del ex candidato presidencial Henrique Capriles; Voluntad Popular, del líder en arresto domiciliario Leopoldo López; y Causa R, del exsindicalista Andrés Velásquez, llamaron a un “paro nacional” contra las reformas económicas anunciadas por el presidente Nicolás Maduro.

“Será de 24 horas. Es un primer paso”, declaró Velásquez en rueda de prensa.

Rota la alianza Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la oposición está dividida y debilitada. No está claro cómo los convocantes articularán la huelga, mientras partidos como Acción Democrática, del ex jefe parlamentario Henry Ramos Allup, no se han plegado.

El sector privado, además, sólo trabaja a 30% de su capacidad debido al colapso de la economía.

Antes de la entrada en vigencia de nuevos billetes que restan cinco ceros al bolívar, prevista para hoy, Maduro presentó un plan con el que promete atajar la crisis, con hiperinflación proyectada en 1,000,000% por el FMI para el 2018 y escasez de alimentos y medicinas.

El gobernante socialista anunció que multiplicará por 34 el salario mínimo.

Su programa, cuya viabilidad es cuestionada, incluye igualmente un nuevo sistema cambiario que según expertos implica una macrodevaluación, revisión del precio de la gasolina y alzas de impuestos.

Problemas fronterizos

La policía detuvo en Lima a 18 ciudadanos venezolanos que carecían de documentos y tenían exceso de permanencia en Perú.

En el operativo policial realizado la madrugada del sábado en el distrito Independencia, al norte de Lima, se intervino a 11 hombres y siete mujeres que trabajaban en comercio informal y restaurantes.

El viernes, el gobierno peruano anunció que desde el 25 de agosto, exigirá pasaporte a los ciudadanos venezolanos.