Un hombre armado sospechoso de haber matado a siete personas en nombre de Al Qaeda, entre ellos a tres niños en una escuela judía, dijo el miércoles que se entregaría a la policía para poner fin a un asedio en el suroeste de Francia.

Unos 300 agentes de policía fuertemente armados, algunos con chalecos a prueba de bala y cascos, acordonaron una zona residencial alrededor de un edificio de cuatro pisos en Toulouse, donde el musulmán de 24 años, identificado como Mohamed Merah, estaba atrincherado en la planta baja. Dos agentes resultaron heridos en la operación.

El ministro del Interior, Claude Guéant, dijo que el hombre era un ciudadano francés de origen argelino que había visitado en varias ocasiones Afganistán y Pakistán e indicó que actuaba en venganza por la participación militar francesa en el extranjero.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, que se presenta a la primera vuelta de las elecciones presidenciales en cinco semanas, dijo que Francia no debería ceder a un deseo de venganza o a la discriminación por el asesinato de un rabino y tres niños en un colegio judío en Toulouse y tres soldados de origen norteafricano.

Su advertencia se produjo después de que la líder ultraderechista Marine Le Pen, una rival en la campaña presidencial, dijo que Francia debería librar una guerra contra el fundamentalismo islámico.

"He reunido a las comunidades judía y musulmana para demostrar que el terrorismo no logrará romper el sentimiento de comunidad de nuestra nación", declaró.

"Tenemos que estar unidos. No debemos caer ni en la discriminación ni en la venganza", manifestó Sarkozy.

El ministro del Interior Guéant dijo que Merah, que estaba siendo vigilado desde el ataque contra los soldados la semana pasada, quería venganza "por la muerte de niños palestinos y también quería vengarse del Ejército francés por sus operaciones en el exterior".

MILITANTE

Guéant dijo a periodistas que Merah era miembro de un grupo ideológico islámico en Francia, pero que la organización no estaba implicada en la planificación de actos violentos.

"Estamos seguros de que el hombre rodeado por la policía, cuya rendición se espera, es el que cometió esta serie de asesinatos", dijo el ministro a la cadena de televisión BFM.

El titular de Interior dijo que Merah había tirado su pistola Colt 45 por la ventana del bloque de pisos a cambio de un "dispositivo de comunicación" o teléfono móvil, pero continuaba armado. La policía evacuó al resto de residentes a las 11:00 a.m. (1000 GMT).

"Dijo ... que se entregará esta tarde", agregó Guéant.

Fuentes policiales dijeron que habían realizado una explosión controlada del coche del sospechoso hacia las 9 de la mañana tras descubrir que estaba cargado de armas.

La novia y el hermano de Merah, que también es conocido por las autoridades como un islamista radical, han sido detenidos, dijeron responsables.

Merah fue detenido por fabricar bombas en la provincia afgana de Kandahar, en el sur del país, en el 2007, pero se escapó de la cárcel cuatro meses más tarde en una arriesgada fuga talibán, dijo el director de prisiones en Kandahar a Reuters.

Ghulam Faruq dijo que Merah fue detenido el 19 de diciembre del 2007 y sentenciado a tres años de cárcel por colocar bombas en la provincia de Kandahar, lugar de origen de los talibanes.

SOSPECHOSO SE DISPONÍA A MATAR DE NUEVO

El sospechoso de la matanza de Toulouse "se disponía a matar de nuevo" el miércoles por la mañana, declaró una representante de la comunidad judía de la región, Nicole Yardeni, al salir de una reunión con el presidente Nicolas Sarkozy.

Según Yardeni, representante local del Consejo Representativo de Instituciones Judías de Francia (Crif), Sarkozy les hizo ese anuncio durante la reunión que mantuvo con representantes de las comunidades religiosas en el cuartel Pérignon, cerca del lugar donde el sospechoso está rodeado.

"Tenía ya un plan para matar" el miércoles por la mañána, agregó Yardeni, sin dar más precisiones.

Fuentes policiales informaron poco antes que se habían encontrado explosivos en el auto de uno de los hermanos de Mohamed Merah, el sospechoso de los asesinatos de Toulouse.

Según los primeros elementos de la investigación, se trata de un hermano "comprometido también con la ideología salafista". No se precisó de qué tipo de explosivos se trata.

RDS