Este martes se celebró el Día Internacional de las Remesas Familiares, que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), está orientado a reconocer la contribución financiera de los trabajadores migrantes al bienestar de sus familias en sus lugares de origen y en el desarrollo sostenible de sus países.

En este contexto, y de acuerdo con el Anuario Migración y Remesas 2019, que elaboró BBVA Research y el Consejo Nacional de Población (Conapo), México ocupa el cuarto lugar como país receptor de remesas, sólo por debajo de India, China y Filipinas; sin embargo los efectos de la pandemia por coronavirus ya se hicieron notar, y de acuerdo con el último reporte del Banco de México (Banxico) en el mes de abril las remesas enviadas a las familias mexicanas sumaron 2,861 millones de dólares representando una caída de 28.5% respecto al mes previo.

Ante este panorama, si su paisano le hace llegar dinero, es importante que debido a la crisis que afecta los bolsillos de las familias, utilice los recursos de manera inteligente y esto no represente un golpe a sus finanzas.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) existen diversas alternativas para poner a trabajar su dinero y con ello obtener rendimientos, dando resultados positivos al diversificar sus ingresos, sin embargo es importante que antes de hacerlo contemple los gastos que realiza habitualmente, como el pago de servicios o alimentos o el mantenimiento de sus familiares con el fin de no provocar un desequilibrio en sus finanzas.

Diversifique sus divisas

Las cifras reportadas por el Banxico apuntan que la cantidad promedio de envío a las familias mexicanas es de 329 dólares, traducido a pesos mexicanos representan, al cierre de esta edición, 7,268.52 pesos; en este sentido la Condusef recomienda que para proteger el dinero que recibe lo puede invertir en diversos instrumentos que se acoplan a las necesidades y recursos de cada persona.

Por ejemplo, una alternativa son los Cetes que son certificados que emite el gobierno mexicano y se adquieren por debajo de su valor nominal de 10 pesos.

“La ganancia que se obtiene es la diferencia entre el precio pagado al adquirirlo y su valor nominal al vencimiento”, agrega la Condusef.

La ventaja de esta alternativa es que puede hacerlo en plazos de 28, 91, 182 y 364 días y puede invertir desde 100 pesos a través de su plataforma Cetesdirecto.

Otra opción a considerar son los Udibonos, que al igual que los Cetes, podrá iniciar desde 100 pesos, sin embargo la diferencia de este instrumento es que se trata de Bonos de Desarrollo denominados en Unidades de Inversión (Udis), en éste se pagan intereses cada seis meses en función de una tasa de interés fija, más una ganancia o pérdida relacionada al comportamiento de las Udis.

De acuerdo con la comisión, su valor nominal es de 100 Udis (poco más de 500 pesos), con plazos de tres, cinco, 10, 20 y 30 años.

Los Bonos de Desarrollo (Bondes) son otra oportunidad para poner a trabajar su dinero, de igual forma, el elemento que lo hace diferente de los Cetes es que paga intereses cada 28 o 91 días y los recibe al finalizar el plazo.

Este instrumento otorga bajos rendimientos por lo que la Condusef perfila su uso para inversionistas conservadores. Esta opción tiene plazos de uno, tres y cinco años, de igual forma también puede invertir desde 100 pesos.

Existen alternativas distintas a los instrumentos de inversión gubernamental como es el caso de los fondos de inversión en el que se reúne a un grupo de personas para invertir sus ahorros en conjunto y acceder a mejores oportunidades.

“No tienen un rendimiento garantizado y mientras más arriesgado sea el fondo, es decir, menor porcentaje esté invertido en instrumentos de deuda, mayor será la expectativa de rendimiento”, asevera la Condusef.

En este mecanismo podrá invertir a corto, mediano y largo plazo, dependiendo de sus objetivos, aquí la cantidad para invertir puede variar, sin embargo hay instituciones que permiten hacerlo desde 1,000 pesos.

Por otro lado también se encuentran los Pagarés con Rendimiento Liquidable al Vencimiento, títulos a corto plazo que emiten diversas entidades crediticias.

“Establecen una tasa de rendimiento desde el momento de la contratación. Su valor nominal es de 1 peso y puedes comenzar una inversión desde 1,000 pesos. Es un instrumento de bajo rendimiento y la garantía la otorga el banco emisor”, refiere la Condusef.

[email protected]