Evitar gastar en comidas fuera de casa, viajar en taxi, asear los zapatos con el bolero, comprar bebidas en la calle que se pueden preparar desde casa y eliminar hábitos como fumar permitiría ahorrar para comprar una vivienda, según Propiedades.com.

De acuerdo con el portal inmobiliario, un trabajador en México puede llegar a gastar en este tipo de rubros hasta 8,100 pesos al mes y, si se suma esta cantidad, al año se podría ahorrar 97,200 pesos.

En un comunicado, el economista y analista de Real Estate de Propiedades.com, Leonardo González, destacó la importancia de que se presupuesten los ingresos, de tal manera que se logren las metas de inversión, ahorro y consumo vital de los usuarios.

“Cuando se realizan gastos a costa del ahorro potencial, es muy probable la presencia de estrés financiero durante esta fase de consumo”, dijo González.

Expuso que la compra de una casa es un objetivo de largo plazo, por lo que se requiere de un esfuerzo de ahorro sistemático y el dinero ahorrado por estos gastos hormiga podría equivaler al enganche o los costos iniciales de la hipoteca por una mejor vivienda.

Agregó que muchas de estas compras son prescindibles o se pueden sustituir por otras con un menor costo, lo que a la larga permitirá aumentar la capacidad de ahorro.

El especialista refirió que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, los mexicanos gastan alrededor de 35.2% del total del gasto corriente en alimentos, bebidas y tabaco, porcentaje del cual 21.9% es en alimentos y bebidas consumidas fuera del hogar.

Por su parte, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomendó realizar un presupuesto para identificar ingresos y gastos.

La Condusef explicó que, una vez que tenga los gastos mensuales organizados en categorías como vivienda, salud, transporte o diversión, podrá saber en cuáles puede ahorrar y en cuáles no.

Otros de sus consejos para mejorar las finanzas personales son: disminuir las comidas fuera de casa, preparar sus propios alimentos para llevar a la escuela u oficina, no pagar por actividades que puede hacer usted, como bolear sus zapatos, evitar algunos hábitos como fumar o beber, ya que aparte de no ser saludables son una fuga en sus finanzas. (Con información de Notimex)