Al contratar un producto financiero, principalmente un préstamo o una tarjeta de crédito, es necesario conocer y diferenciar los tipos de intereses que se cobran como parte de ese compromiso financiero, ya que de no hacerlo derivará en problemas en caso de atrasarse en el pago de este tipo de producto, alertó la reparadora de crédito Resuelve Tu Deuda.

La empresa señaló que de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), los intereses ordinarios se tratan del costo normal que se generan por el uso regular del crédito, por lo que está obligado a pagarlo si no se acostumbra a realizar el pago total del adeudo, mientras que los moratorios se definen como el monto que la institución financiera cobrará cuando se tenga algún atraso en los pagos.

La reparadora enfatizó que ambos intereses deben estar detallados en el contrato firmado con la institución al momento de solicitar un crédito y autorizar las condiciones de este producto.

finanzas.personales@eleconomista.mx