El próximo 27 de noviembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmará un acuerdo para extender los apoyos fiscales en la zona fronteriza del norte del país, por cuatro años más.

En conferencia de prensa matutina, el mandatario adelantó que este fin de semana, durante gira de trabajo por el estado de Baja California, firmará un convenio para extender los apoyos en el Palacio de Gobierno de Mexicali.

“Vamos a la gira del fin de semana a Baja California, vamos a visitar los municipios de Baja California: Mexicali, Tecate, Ensenada, San Quintín, Rosarito y Tijuana. Vamos a estar allá del viernes a domingo. Ya se está terminando de elaborar el programa”, ahondó.

“Vamos a empezar en la capital, porque vamos a suscribir un convenio, lo adelanto, para extender los apoyos a la zona fronteriza cuatro años más”, anunció el Ejecutivo federal.

Fue apenas en octubre pasado que el tabasqueño indicó que se analizaba ampliar el programa de la Zona Libre de la Frontera Norte a más municipios de la región, incluso, dijo, se podría implementar en la frontera sureste del país.

“Sí, lo estamos analizando. Es un programa que ha ayudado mucho a la frontera, el que en una franja de 20 kilómetros de la línea divisoria se pague menos de Impuesto sobre la Renta, menos de IVA y cuesten menos los energéticos, las gasolinas”, expresó en aquella ocasión.

Específicamente, se dijo que serían los municipios pertenecientes a los estados de Coahuila y Baja California, que quedaron fuera de la franja de los 20 kilómetros del programa de la Zona Libre de la Frontera Norte, los que podrían ser incluidos en la ampliación.

Sin embargo, el presidente no informó este lunes sobre si el próximo acuerdo en la frontera norte incluiría una ampliación en el número de municipios que podrían resultar beneficiados con el programa.

Dinámica distinta

Cabe señalar que, a inicios de su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó un decreto que establecía estímulos fiscales en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto sobre la Renta (ISR) en la zona fronteriza del norte, que estaría vigente a partir del 1 de enero del 2019 y hasta el 31 de diciembre del 2020.

Dicho decreto incluía a 43 municipios, a los que se les buscaba reactivar su economía y generación de empleos, debido a que la actividad económica de la franja fronteriza norte había experimentado choques negativos, especialmente relacionados con la entrada de China como un competidor comercial relevante en la industria manufacturera y el incremento en la violencia.

También se justificó que la dinámica económica de la frontera norte de México es diferente a la que existe en el resto del país, por lo que es necesario fomentar su crecimiento por la competencia con los estados del sur de los Estados Unidos.

Los beneficiados del acuerdo fueron personas físicas y morales que obtengan ingresos por actividades empresariales exclusivamente en la región fronteriza y sean residentes en la misma o tengan un establecimiento en ella y tributen en el régimen general de la Ley del ISR o en el régimen opcional con base en flujos de efectivo, sin que puedan acceder a los beneficios las empresas que componen el sistema financiero o aquellas que tributen en un régimen especial o gocen de algún otro estímulo, como es el caso de la industria maquiladora.

Tampoco podían acceder a los beneficios los ingresos derivados de bienes intangibles, en el caso de contribuyentes en que se presuma por parte de las autoridades fiscales que existe simulación de operaciones y cuando se tenga un crédito fiscal firme o cuanto se llevan a cabo operaciones de comercio digital, salvo atendiendo a las reglas que para el efecto se publiquen ni cuando se suministre personal mediante subcontratación laboral o se consideren intermediarios en términos de la Ley Federal del Trabajo.

En el caso del IVA se estableció un estímulo fiscal equivalente a 50% que se causa en la enajenación de bienes, prestación de servicios independientes y otorgamiento del uso o goce temporal de bienes, en los locales o establecimientos ubicados en la región fronteriza norte.

De esta manera, el IVA que se causaría y pagaría en la citada zona fronteriza sería del 8%, la cual sería similar a las tasas de impuestos sobre ventas que existen en los estados del sur de la Unión Americana colindantes con México.

Este estímulo es un crédito fiscal automático para ser aplicado sobre la tasa del IVA del 16% y busca volver más competitivas a las ciudades fronterizas al tener una tasa más atractiva para los consumidores, tanto nacionales como extranjeros.

El presidente López Obrador siempre ha considerado que el proyecto de Zona Libre está ayudando bastante, aunado al aumento, al doble, del salario mínimo en la frontera norte.

estados@eleconomista.mx