Bastaron tres horas de bloqueos de la viabilidad de San Jerónimo, en el número 236, cercano a la avenida Paseo del Pedregal, para que las autoridades del gobierno de la Ciudad de México, y de la alcaldía de Coyoacán, decidieran ordenar el retiro de una malla levantada sobre la banqueta y frente del Centro Comercial Chedraui, en construcción, así como la prohibición de que esa vialidad sea utilizada como “patio de maniobras”, una vialidad que la obra ha obstruido durante seis meses.

El bloqueo de la vialidad de San Jerónimo fue realizado por la Asociación de Vecinos del Eje 10 Sur y de la Asociación de Vecinos del Pedregal, como última opción ciudadana ante el caso omiso de la reiterada demanda, que por seis meses realizaron ante el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y más de diez reuniones con la Inmobiliaria Arquiterra, que construye el Centro Comercial de Chedraui, bajo la licencia de construcción Tipo C, cuyo registro es #RCOC/001/2018, a cargo de la ingeniera y arquitecta Edna Margarita Curiel Yáñez.

Gustavo Juárez y Juan Carlos Ponce, representantes de la asociación de colonos, manifestaron que el bloqueo de la vialidad fue su último recurso: “Por más de seis meses demandamos la liberación de la avenida San Jerónimo, una vialidad pública tomada por la constructora del Centro comercial de Tiendas Chedraui, quien viola los reglamentos de Construcción y de Transito al bloquear la Avenida San Jerónimo, que es una vía prioritaria por donde circulan miles de ciudadanos y vecinos del Pedregal. Tiendas Chedraui ha hecho de esta avenida un caos vial y destruido banquetas y el asfalto de la vialidad”, precisaron.

Después de 40 minutos de bloqueo de la vialidad comenzaron a llegar enviados de las autoridades de la Secretaría de Seguridad de la Ciudad de México (Fénix Ajusco de la dirección general de gobierno de la CDMX), para enterarse de la causa que generó el bloqueo vial.

El retiro de la malla ocurrió después de negociaciones con “José Luis” del estado mayor de la Secretaría de Seguridad Pública, y Sandra Quijano de Concertación política de la Secretaría de Gobierno de la CDMX, quienes consideraron legítima la demanda de los vecinos del Pedregal. “No se puede permitir que cada obra que se construye invada el espacio público, debe haber convivencia de respeto”, sostuvo “José Luis” de la SSP.

En el trascurso de las negociaciones del bloqueo llegó personal de la alcaldesa Layda Sansores en apoyo de la asociación de vecinos, incluso, el mando de tránsito de la secretaría de Tránsito vehicular de la alcaldía obregonense, de quien los representantes de la asociación reconocieron sus buenos oficios para agilizar el tránsito. “Ha apoyado todo el año a la comunidad”, asentaron.

A las dos horas de bloqueo de la vialidad de San Jerónimo sobrevino un enfrentamiento entre taxistas que quedaron atrapados, y efectivos de Seguridad Pública al mando de Óscar Sanchez, director de operaciones y combate al delito de Coyoacán, quien culpó a los representantes de la asociación del Pedregal de que los “taxistas” lo habían golpeado, exigiéndoles el levantamiento del bloqueo. Y tras expresar que no podía permitir una agresión, los afectivos a su mando se enfrentaron a golpes con los “taxistas”, quienes huyeron hacia la plaza de Smart fit, poco después llegaron refuerzos policíacos y la detención de más de seis personas, incluida una ciudadana lesionada por los uniformados.

Finalmente, “Francisco Garrido”, de la alcaldía Coyoacán, comentó al personal de la obra del Centro comercial que ya se les había apercibido de que no invadieran ni la banqueta ni la vialidad de San Jerónimo, pero por los hechos no dieron seguimiento de que cumplieran con el reglamento de construcciones y de tránsito.