Guadalajara, Jal. Debido a que la suspensión de actividades económicas en todo el mundo por la pandemia de Covid-19 generó un desplome en la actividad aeroportuaria a nivel global, las obras de ampliación en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara, que incluyen la construcción de una segunda pista, se encuentran en análisis por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Aunque los proyectos de crecimiento de la infraestructura aeroportuaria “no están cancelados”, la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), antes Dirección General de Aeronáutica Civil, dependiente de la SCT, analiza el Plan Maestro de Desarrollo para adecuarlo a las nuevas proyecciones de crecimiento del tráfico de pasajeros.

“El número de pasajeros se redujo y los planes que había de crecimiento se tienen que ajustar. Retrocedimos tres años; según algunos expertos, vamos a cerrar el año como en el 2017 y estaríamos haciendo infraestructura para pasajeros que no va a haber”, dijo a El Economista el vocero del Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), Miguel Agustín Cravioto, tras subrayar, no obstante, que la decisión última es de la SCT.

El pasado 6 de febrero, GAP anunció una “inversión histórica” de 25,000 millones de pesos para el quinquenio 2020-2024 en los 12 aeropuertos que opera y administra en el país.

Afecta construcción

Precisamente, el retraso o la suspensión de obras del sector privado, derivado de la pandemia, genera afectación e incertidumbre en la industria de la construcción en Jalisco, cuya inversión en los años recientes ha sido 80% privada y 20% pública.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Carlos del Río Madrigal, dijo a El Economista que sólo entre marzo y mayo de este año, debido a la crisis sanitaria, el sector perdió 13,000 empleos formales.

“El Grupo Aeroportuario del Pacífico, por ejemplo, la semana pasada anunció que iban a reconsiderar la ampliación de la terminal y la segunda pista del aeropuerto; cuando menos, la están posponiendo”, comentó.

“De la misma forma, muchas de las inversiones privadas en este momento, con la incertidumbre financiera que existe, no sólo en nuestro país sino en el mundo, las inversiones privadas se están posponiendo y esto está generando una presión negativa en la industria de la construcción”, subrayó el presidente de CMIC.

En contraste, la inversión pública estatal y municipal ha crecido en los meses recientes.

El dirigente de los constructores informó que para el presente año, la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública tiene un presupuesto de 8,763 millones de pesos, incluyendo la ampliación que se dio con el crédito recién aprobado de 6,200 millones de pesos.

De ello, la dependencia ha contratado 6,230 millones de pesos, cifra que supone un avance de 71% de los procesos de contratación con un total de 306 contratos de obra en lo que va del año.

estados@eleconomista.mx