Puebla, Pue. A pesar de que la pandemia de Covid-19 ha obligado, por disposición oficial, a los establecimientos a tener aforos reducidos de manera constante, los restauranteros de la ciudad de Puebla aseguraron que siguen pagando recibos altos de agua, los cuales van hasta los 23,000 pesos mensuales, cuando el consumo del líquido es bajo.

La presidenta local de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez, dijo que “no hay razón para que la concesionaria Agua de Puebla cobre tan caro el servicio como si los negocios del sector estuvieran operando 100 por ciento”.

Indicó que tal situación obedece a que la prestadora del servicio no tiene un control de las tarifas comerciales, lo cual afecta a los empresarios que en este momento de la crisis sanitaria están trabajando de una manera “muy limitada” en la recepción de comensales.

“Nos estamos apegando a las medidas sanitarias para evitar contagios de Covid-19 entre el personal y clientes; además, conforme se va permitiendo por las autoridades aumentar el aforo en restaurantes, pero no es entendible que paguemos tan caro el servicio como si estuviéramos funcionando con normalidad”, ahondó.

Expuso que trabajando con 30% de aforo los restaurantes grandes pagan 23,000 pesos, y los medianos 15,000 pesos al mes, gasto equiparable a lo de una renta por local, ya que la mayoría de los empresarios del sector no tiene un espacio propio.

Piden revisión

Reiteró que no hay explicación del por qué se dispara tanto un recibo para un negocio, que en el caso de restaurantes se ven en la necesidad de comprar pipas para el lavado de verduras, frutas y carnes, porque “el agua que reciben no es buena para el proceso debido a que está sarrosa”.

Méndez Juárez expuso que han pedido a la concesionaria que revise las tomas porque de haber fugas se puede propiciar que haya desperdicio del vital líquido, pero que se cobra como consumo al restaurantero, lo cual han detectado cuando van técnicos a los negocios.

Mencionó que los más inconformes son socios de corredores gastronómicos ubicados en zonas residenciales de esta ciudad y los límites con el municipio de San Andrés Cholula, quienes piden “cuentas claras” sobre los cobros mensuales y que a pesar de la disposición de representantes de Agua de Puebla por explicar cómo hace el cálculo del consumo, muchos no están conformes y deben pagar aunque sea en plazos para evitar suspensiones del suministro.

Indicó esta situación debe parar, porque económicamente les afecta más en esta pandemia, ya que las ventas apenas si llegan a 40%, aunado a que se ponen en riesgo no solo los negocios, sino empleos.

estados@eleconomista.mx