Nuevo León y Jalisco fueron los principales actores en la recuperación del mercado laboral del país durante agosto.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, en el octavo mes del 2020, en México se crearon 92,390 empleos asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en relación con el stock de julio, después de cinco meses al hilo con pérdidas laborales.

Cabe recordar que entre marzo y julio la merma fue de 1.12 millones de trabajos por el confinamiento y paro de actividades económicas no esenciales para evitar la propagación del Covid-19, así como la baja operatividad con la que cuentan algunos sectores tras finalizar la jornada de sana distancia (los niveles de producción y aforo de las ramas productivas oscilan, en promedio, entre 30 y 60%; la reapertura de cada estado, que comenzó en junio, es distinta).

En total, 23 entidades federativas generaron plazas formales. Los mayores creadores fueron Nuevo León y Jalisco, con alrededor de 16,600 y 16,100 nuevos puestos cada uno, en términos mensuales. La economía neoleonesa es la tercera más grande del país (7.9% del PIB nacional) y la jalisciense, la cuarta (7.1%), por lo que su recuperación es fundamental para salir de la crisis económica actual.

A Nuevo León y Jalisco les siguieron Estado de México (casi 7,550 empleos más), Coahuila (6,470), Baja California (6,370), Querétaro (6,240), Tamaulipas (5,680) y Veracruz (4,650); de estas entidades, resaltan el Estado de México, que es el segundo motor económico nacional (aporta 9.0% del PIB), y Veracruz, que es el quinto (4.4 por ciento).

En tanto, en el grupo de estados que generaron entre 2,700 y 3,560 empleos asegurados en el IMSS durante agosto se ubicaron San Luis Potosí, Michoacán, Guanajuato y Baja California Sur.

Mientras Tabasco, Zacatecas, Morelos, Hidalgo y Aguascalientes crearon entre 1,300 y 2,000 trabajos. Con menos de 850 plazas nuevas y más de 530, se colocaron Guerrero, Oaxaca, Durango, Yucatán y Tlaxcala.

Por su parte, de las nueve entidades con pérdidas laborales, resalta que la menor merma se dio en Quintana Roo (alrededor de 10 puestos menos respecto a julio), que fue el estado que durante los meses de confinamiento total (abril y mayo) obtuvo los peores resultados, por lo que a pesar de registrar un saldo negativo en agosto, la reapertura de actividades, particularmente turísticas, ya muestra una ligera recuperación.

Colima, Sinaloa, Campeche y Puebla perdieron entre 100 y 500 empleos; Sonora y Nayarit entre 1,100 y 1,600, y Chiapas, 2,000 trabajos. La mayor merma la exhibió la Ciudad de México, la economía más grande del territorio nacional (16.2% del PIB), con 4,340 plazas aseguradas en el IMSS menos en agosto, en comparación con el mes previo.

Insuficiente.

Sin embargo, al considerar la generación de empleos formales en el acumulado de enero a agosto, el resultado nacional es negativo: destrucción de 833,100 trabajos. De hecho, sólo tres estados crearon plazas laborales: Baja California (25,300), Chihuahua (4,730) y Tabasco (80).

rodrigo.rosales@eleconomista.mx