El director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) en la zona Golfo-Norte del país, Roberto Schundez Dávila, informó que ayer se inició la evacuación de las poblaciones ribereñas aledañas al río Conchos en los municipios de Villa de Casas, Nuevo Padilla, Abasolo y Quemes, Tamaulipas.

Informó que si bien los caudales de agua de los ríos de Tamaulipas se van a elevar con riesgo de desbordamiento, se estima que las cantidades de agua sean inferiores a las previstas en las primeras evaluaciones.

Afirmó que esto se debe al tardío desfogue de las presas El Cuchillo y Cerro Prieto que se encuentran en Nuevo León y que subirán los niveles de los ríos Conchos y Bravo una vez que se halla llenado la presa Marte R. Gómez, que desfoga en el primer río.

En el caso de la presa Vicente Guerrero, una de las más grandes del país, sus niveles podrían llegar a 80% de su capacidad total, pero advirtió que tanto el río Bravo como el Conchos tienen grave riesgo de desbordarse por las lluvias atípicas que generó el huracán Alex.

Recordó que se trata de los escurrimientos de la Sierra Madre Oriental que llegan a estas presas y a los caudales de todos los ríos de Tamaulipas y que, debido a la distancia en que se encuentra el origen de estas aguas en Tamaulipas, la elevación del nivel de los ríos y presas no será violenta pero sí con riesgos.

Dijo que las principales comunidades que comenzaron a ser desalojadas son Huayalejo, Río Frío, La Servilleta y Panuco; mientras que la zona sur del estado se encuentra fuera de riesgo.