Tijuana, BC. Los cruces fronterizos vehiculares entre Baja California y California se duplicaron en un lapso de 15 años, al pasar de 33,491 unidades diarias en 1995 a 69,200 en el 2010, un alza de 106% cuya tendencia continúa, lo que implica un impacto de más de 55 millones de dólares anuales en transporte.

El análisis económico nos indica que Baja California y California son la frontera entre México y Estados Unidos con más cruces fronterizos, llegando a casi 451 millones de vehículos y más de 260 millones de peatones, en los últimos 15 años , expuso Alejandro Díaz Bautista, investigador del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Este incremento en la interacción de la frontera y el rezago de dos décadas en inversión de infraestructura provocaron que uno de los retos sean los tiempos de espera y la congestión peatonal y vial, ya que esto se ha convertido en un inhibidor del desarrollo con pérdidas económicas.

PEGA A LA COMPETITIVIDAD

Mario Escobedo Carignan, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Tijuana, aseguró que la pérdida económica en transporte de carga (combustible y chofer) por los lentos cruces asciende a 55 millones 200,000 dólares al año, de acuerdo con información del Departamento de Transporte de California y la Asociación de Gobiernos de San Diego.

Además, la lentitud en los cruces genera pérdidas de horas-hombre equivalente a 100 millones de dólares en salarios para ambas lados de la frontera, dijo.

Eso sin mencionar las afectaciones en competitividad y el perder clientes cuando la industria trabaja bajo el esquema de Entrega a Tiempo , explicó el dirigente empresarial.

Alejandro Salinas Diez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación en Tijuana, consideró que el sector electrónico sería el más perjudicado por ser el más importante en la región, pero el impacto es para la industria en general.

Explicó que un camión de carga puede transportar alrededor de 500,000 dólares en mercancía y que si ésta no se entrega a tiempo, las empresas en Estados Unidos pueden sancionar con 5% del costo.

Lo anterior se suma al gasto en combustible por parte de los transportistas, que cada mes deben lidiar con aumentos en el precio del diésel, agregó, y las empresas no están como para pagar fletes más caros.

Según datos de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga de Tijuana, el costo promedio de un flete asciende a 120 dólares, pero a últimas fechas se ha encarecido hasta en 30% y los transportistas deben absorber las pérdidas.

DOS DÉCADAS DE REZAGO EN INFRAESTRUCTURA

El académico especialista en Estudios Económicos de la frontera Norte, Alejandro Díaz Bautista, refirió que durante dos décadas no se invirtió en infraestructura en las garitas y cruces fronterizos, de ahí que la capacidad se vio rebasada.

En febrero del 2011, finalmente se anunció la modernización de la garita San Ysidro y la zona conocida como El Chaparral, que es el cruce de San Diego a Tijuana, así como la ampliación de la garita Mexicali Río Nuevo, cuya inversión es de 800 millones de pesos.

Un proyecto que está por licitarse corresponde a los edificios de aduana para las obras de integración y de acceso en Tijuana, los cuales deberán estar concluidos para septiembre del 2012.

El pasado 21 de junio, autoridades del Servicio de Migración y Aduanas de Estados Unidos (CBP, por su sigla en inglés) anunciaron el cierre parcial de carriles en la garita de San Ysidro, debido a la reconstrucción de sus instalaciones, lo que se estima acarreará mayor tardanza en los cruces.

Chris Maston, director del CBP, afirmó que los carriles permanecerán cerrados por turnos de hasta 30 horas, aunque procurarán no rebasar las tres líneas a la vez, para minimizar los efectos, y recomendó a los automovilistas tomar como opción la garita de Otay.

La inversión que inyectará el gobierno estadounidense a la modernización de sus puertos de entrada por Baja California será de alrededor de 700 millones de dólares.

Baja California y California se distinguen por ser los únicos estados fronterizos que cuentan con un Plan Maestro de Cruces Fronterizos que facilita la proyección de alternativas, lo que aumenta la competitividad de la región binacional , enfatizó Díaz Bautista.

El proyecto integral de las garitas era una necesidad que se tenía en papel desde hace 30 años, comentó, de manera que se espera reducir tiempos en la aduana, descongestionar los patios de importación y hacer eficiente la atención a los usuarios.

LA INFRAESTRUCTURA CRECIÓ A UNA VELOCIDAD MENOR QUE LA DEMANDA

55.2 millones de dólares al año es el monto aproximado de pérdidas por transporte, según datos de Caltrans y Sandag.

100 millones de dólares son las afectaciones de la lentitud en cruces, en cuanto a horas- hombre trabajadas.

30% se han encarecido los fletes en la frontera, por lo que los industriales de carga han tenido que absorberlos.

800 millones de pesos es la inversión en las garitas de San Ysidro, El Chaparral y Río Nuevo.

700 millones de dólares invertirán EU en modernizar sus puertos de entrada en California.

30 años es el tiempo que estuvo detenido el proyecto de modernización y ampliación de la infraestructura en garitas, por parte de ambas regiones.

[email protected]